Monday, 11 July 2011

Canciones de las antípodas

Iba a empezar el último capítulo de mi blog con una frase que marcó profundamente a una persona antes de venirse conmigo a viajar por tierras desconocidas durante un viaje emocionante a la par que imprevisible, pero he preferido dejarla para el final ya que resume en gran parte lo que siento al finalizar esta primera etapa de la aventura.

Ante todo, agradecer de todo corazón las/ los que me habéis ido leyendo uno a uno, capítulo a capítulo, y a los que de vez en cuando, cuando coincidía o cuando teníais tiempo os habéis abandonado a la realidad para hacer conmigo el viaje más importante de mi vida, las/los que habéis cerrado los ojos y habéis conseguido en vuestra propia piel soñar y volar con mis vivencias, a todos vosotros: GRACIAS.



17:20 h. Saturday 2 July 2011

I´m so sad! (Estoy muy triste!) Antes de lo que pensaba, empieza la nostalgia a apoderarse de mí.
Dejo atrás muchos recuerdos, muchas canciones esparcidas por cada rincón de cada ciudad, de cada bosque, de cada playa… cientos de sonrisas esbozadas. Y me estremezco al pensar todo lo que sentí cuando llegué, las semanas antes de volar hasta aquí, durante el viaje y al principio, como observaba todo lo nuevo, con ojos de niño. Tantas cosas diferentes que descubrir y, como dice una canción de Ojos de Brujo “con los ojos bien abiertos y dejándome llevar”. Sintiéndome libre y dueña de mis horas por primera vez en mucho tiempo.
Sintiéndome feliz por tener la valentía suficiente para llenar mi maleta de energía, planes y una pizca de miedos, los suficientes para descubrir a posteriori lo maravilloso que es poder disfrutar del regalo de viajar. Y recuerdo las palabras del monitor de puenting: cuanto más miedo y nervios pases arriba, mejor será la sensación cuando te lances y estés en un péndulo colgada del puente, recuerdo mi risa desbocada cuando eso sucedió… recuerdo la sensación, esa similar a la que tengo ahora.



22:00 h. Monday 4 July 2011

Hoy justo hace 3 meses que salí de Bilbao hacia Madrid para coger un avión que me traería hasta aquí, llena de expectativas, cargada de emociones y creyéndome en una cuerda floja de excitación y preguntas sin saber muy bien a quien formular.
Pues bien, es ahora cuando puedo hacer balance de todo, es ahora cuando me digo; ey! Mereció la pena! Y todas esas vivencias me han hecho más rica y he aprendido tanto…
Mi primer mes aquí sola, sin ninguna cara conocida. Con un idioma saliendo del cascarón y mil matices en los acentos que se me iban haciendo cada vez más familiares con el paso de los días, tantas personas por conocer ,pero , sobre todo, tantos kilómetros por recorrer de Norte a Sur, de Este a Oeste, sin horarios, sin prisas, solo tiempo de chicle y ganas, muchas ganas de dejarme sorprender por la naturaleza que anunciaba los mejores espectáculos jamás presenciados. Ciertamente, he cogido mucho apego a todo esto que observo por última vez, perdón por lo intenso, pero no puedo (ni quiero!) sentirlo de otro modo.
La gente que he conocido: los kiwis y los maorís principalmente, con esa amabilidad de la que hacen gala y que no me canso de repetir, seguro que eso lo añoraré cuando vuelva. Todas esas personas que me he ido encontrando que, sin ser conscientes, han sido mis mejores profesores de inglés, con sus expresiones y sus palabras.
Todas esas personas desde Sudamérica hasta Europa, pasando por Asia, tantos rostros distintos, tantas esencias nuevas registradas en mi memoria, que no olvido.
Esa gente tan linda de Bélgica, de Argentina, de Chile y Uruguay, de Tokyo, de Corea, de Madrid y de Italia, de Alemania, de Azpeitia (como país! jajajaja!) de Canadá, de Brazil…
Gracias a los lagos que parecen océanos, a los bosques y playas, a las cascadas y manantiales, a las calas y ensenadas, a las montañas… a los glaciares…
Tantos atardeceres, los más hermosos que he visto jamás, guardados en mis retinas, con sus mil tonalidades, con su paz y con su vida.
Todos los colores, el verde reluciente de los campos, naranjas ocasos, azules y grises del mar, turquesa de las conchas “pauas”, la “piedraverde Jade Nephrita” los aromas, de comida y de plantas, de flores, de tierra, la pureza de la nieve, la calidez del sol, el aire fresco, e incluso la lluvia.
A los animales: los delfines con su juego canalla y divertido, las ballenas con sus movimientos melódicos, las focas con su dormitar, los pájaros, con sus alas bien abiertas…
Ese aire tan limpio y que tantas veces he deseado guardar en mi mochila; mío pero libre…



11:00 h. Tuesday 5 July 2011


Observo las calles de Auckland, la primera ciudad que pisé a mi llegada y que me pareció apabullante, tan repleta de movimiento y luces, de razas y modas de todas las épocas, esa ciudad donde los semáforos, aparte de cruzar las calles, también se pasan en diagonal.
Hoy creo que llevo aquí mucho tiempo, aunque no sea el lugar que más me haya marcado, siempre ha estado presente en conversaciones, para los kiwis que no la consideran parte de su tierra por ser muy ciudad y para los apasionados de ella. Cierto es que no deja indiferente a nadie.
La ciudad de la comida rápida, de las franquicias de ropa, calzado, alimentación… de los coches tuneados, del bullicio, del vicio.
Razas orientales de tez clara e hindús de color chocolate, mezcladas con las europeas y americanas, dando lugar a un divertido batiburrillo de colores.
Edificios altos y majestuosos enmarcan el puerto desde cualquier punto de Queen Street, la calle principal, aromas de asfalto, gasolina y comida rápida se mezclan a cada paso en las pituitarias de cada uno de nosotros. Tan diferente de la isla Sur… tan distante de esos pueblitos en los que al ponerse el sol no más que quedan los sonidos de insectos nocturnos y del aire que osa a balancear las ramas de los árboles.
Aquí estoy de nuevo, aun quedan 6 horas para que salga nuestro vuelo que hará escala en Brisbane (Australia), 13 horas más tarde en Dubai, y dos después de espera hasta el segundo vuelo que partirá durante 7 horas hasta España, a la que llegaré día y medio después. Con su dorado verano, su poca ropa, sus fiestas, rezumando jolgorio, alboroto.
Pronto será mi cumpleaños, diferente sin duda.
A menudo en Nochevieja, cuando todo el mundo a mi alrededor hace balance del año que ha pasado: de lo bueno, de lo mejor y de lo no tan bueno, a mí se me vuelve complicada dicha tarea, no sé muy bien por qué, pero me suele costar, tal vez por ser años lineales, sin grandes cambios, pero con la clara determinación de lo rápido que pasa el tiempo. Pero este año, el 2011 es, sin duda distinto, mágico por muchas cosas, pero sobre todo será por mi recordado como el año en el que puse en marcha aquello que tanto tiempo había deseado, al igual que sentí con total firmeza aquello que se dice de que…


“quien no arriesga, no gana”

Thursday, 30 June 2011

Donde el silencio invita a escuchar

16:00 h. Monday 20 June 2011


Tarde relajadísima, esta mañana hemos ido al aquarium de aquí de Napier que no ha resultado estar mal pero quizás hubiera preferido que fuera más grande, aun así, me ha encantado observar, entre otras sorprendentes especies, una enorme tortuga Carey de algo así como casi dos metros de largo, me he tirando mirando sus movimientos bajo el agua algo así como media hora “un ser majestuoso con mirada de sabio anciano”.
Aunque me siguen dando mucha lástima verlos dentro de sus peceras, terrarios y acuarios, también soy consciente de que no tendría oportunidad alguna de ver tan de cerca a tiburones, mantas, caballitos de mar y muchas especies marinas mas si no fuera de este modo.
A la tarde, como comentaba al principio, la vamos a pasar recostadas como marahás en las piscinas termales a orillas de la playa donde variedad de chorros a presión de agua templadita masajearan nuestros cuerpicos, espero poder disfrutar de una bonita puesta de sol como las que nos tiene acostumbradas esta parte del planeta.
Me viene a la memoria las Pozas de Arnedillo en La Rioja desde las cuales puedes ver nevar en las montanas circundantes mientras tu disfrutas de la cálida temperatura de sus aguas por acción del azufre en sus sumideros subterráneos, espectáculo de contrastes de temperatura. Me voy a preparar la mochila.


23:00 h.

Después de ver en la sala de estar del albergue la peli “Hangover” (Resacón en las Vegas) con otra gente recién llegada y echarme unas risas, he bajado a hacer la maleta y a recoger la ropa del patio que se había terminado de secar después de la colada que hice al llegar.
Este finde hemos estado prácticamente solas en el hostel, me lo ha dicho la chica de recepción, muy eficaz, por cierto, ya que nos ha conseguido 4 viajes en bus por muy buen precio, bastante mayor que los combos de 5, 10, 15 y 20 viajes que ofrece la compañía Intercity, así que genial, todo resuelto, el alojamiento de los próximos días y las reservas de transporte.
La tarde en el spa ha sido tal y como esperaba, una delicia, pero para mi sorpresa, el agua que emanaban los chorros de diferentes presiones y diámetros era agua ni más ni menos de mar, aguita del mar Pacifico, del mismo que se podía observar desde alguno de los Jacuzzis, y para rematar la jornada, nos hemos hecho una sesión de fotos pistiniles que ni la Pataky en sus mejores tiempos. En fin!!
Hora de leer el libro antes de ir a dormir, como ya termine el de “la Princesa de Hielo”, del que me quiero ir leyendo todos los libros de la saga, pero hoy me toca el de Stephen King, es un tochazo de libro pero promete, intriga a tope. Tengo que hacer una lista, de esas que llevo diciendo ni se el tiempo que tengo que hacer, de todos los libros que quiero ir leyendo, pero, como de costumbre, acabo leyendo el que caiga en mis manos con pinta de engancharme rápidamente, si es así, genial!
También he estado pensando que cuando llegue tengo que ir a comprarme un vestido para la boda de mi prima Sara, lo de estar morena lo doy por imposible ya que desde que llegue hasta que tenga lugar el gran evento del año pasarán tan solo 8 días, y me niego a rebozarme en cremas autobronceadoras que más que parecer morena parece que te han atacado 20 subrayadores naranjas, así que blancurria y al natural.
Aunque parte del verano español lo estoy pasando aquí, la segunda etapa de mi excendencia laboral espero pasármela en gran parte con el sol de telón de fondo, que aunque aquí salga el sol todos los días, no deja de ser invierno y a determinadas horas eso se nota.
Ah! Y como olvidar como hoy, después de llegar al albergue hambrientas después de la sesión de spas, pensando en que hacer para cenar, encima de la mesa de la cocina del albergue nos hemos encontrado un enorme puchero con un estofado de verduras humeantes y con un olor exquisito que el dueño había preparado para los huéspedes, que maravilla, dos boles que me he zampado sin más miramientos, luego bien de fruta y como nueva!
Mañana sale nuestro bus al mediodía pro dejaremos las maletas aquí hasta dicha hora aunque el check-out sea a las 10 h., el personal de aquí es bien majo así que no creo que haya inconveniente.
Buenas noches pues!


19:00 h. Tuesday 21 June 2011

Ya en Gisborne, nada más llegar, e cielo me ha regalado un hermosos atardecer, “la hora feliz” le llamamos. Después hemos caminado largo trecho hasta el albergue, no sin antes preguntar a diversos transeúntes que paseaban por la calle, después hemos visto una hermosa y a su ve trsite película llamada “Whale Rider” cuyo director es maorí al igual que los escenarios están grabados en Nueva Zelanda.
Narra la historia de una niña maorí cuya responsabilidad y privilegio de ser la matriarca de su clan se ven truncados por el simple hecho de ser mujer, su abuelo y patriarca actual de la familia se niega a que sea una mujer la que domine y guie a su pueblo durante los años venideros, es por esto que la niña ha de demostrar, algo que no le cuesta trabajo debido a su enorme agilidad física, fuerza e inteligencia, como es bien capaz de desempeñar ese cargo que su nacimiento ha marcado a pesar de no tratarse de un varón. En la cinta, se muestra la gran unión y respeto que esta cultura mantiene con la naturaleza y en especial con el mar y las ballenas. Creo que alguien que decida viajar hasta este lugar no debe perderse esta película. Bravo.


20:00 Wednesday 22 June 2011-06-30

Esta mañana, mientras Nines iba a la biblioteca a conectarse a internet, he subido un monte, el Tarariki, desde el cual se veía toda la ciudad con su mar, todo Gisborne, desde su centro neurálgico hasta las afueras con toda la industria maderera en su esplendor, olor a pino, se puede respirar desde lo alto de la cima ese olor fresco y reciente de ahí abajo, millones de troncos son apilados en altísimas montañas formando un océano de ondas en tonalidades marrones.
Más tarde me he reunido en la biblioteca, mientras planeaba dar un largo pasea después de comer por la inmensa playa divisada desde lo alto.
Ahora ya cenando pizza y viendo en la sala de estar “El silencio de los corderos” gran clásico, gran película, me gusta escuchar la versión original porque así se aprecian mejor los matices de voces de Jodie Foster y Anthony Hopkins, ese Hannibal Lecter tan misterioso y aterrador.
Mañana vamos a Taupo y algo me quedó pendiente la última vez: las aguas termales que se encuentran en un recodo del río Waikato, si será por aguas termales!
Quedan 14 días para volver y casi con seguridad puedo afirmar que ese día no será un día legre, pero la vida es así y confío en que nuevos lugares fascinantes me esperan en cualquier otro lado de este mundo, además de mi familia y amigos a los que cada vez tengo más ganas de ver.


18:15 h. Friday 24 June 2011

Buenooooo! No sé ni por dónde empezar; estamos en Taupo, zona centro de la Isla Norte, y está siendo más divertido de lo que esperaba. Quedamos al llegar en uno de los albergues juveniles de la calle principal, cargamos las maletas en su coche y nos dirigimos a su casa a dejarlas y dar una vuelta por la ciudad, como llovía!! En la casa nos esperaba jubiloso su perro Jag, que perro tan encantador!! Después a hacer la cena: nos preparó pasta a la boloñesa con carne picante, que rico nos supo! Y tras una gran charla sobre los lugares que habíamos recorrido hasta ahora, tradiciones maoris y neozelandesas nos fuimos todos a dormir, nos preparó un cuarto que utilizaba para las visitas con una enorme cama. No me equivoco al afirmar que esta gente lleva la hospitalidad bien arraigada.
Hoy a las 8 de la mañana nos ha despertado y tras dejarnos en una cafetería para tomar el desayuno se ha ido a trabajar y hemos ido a buscar un coche de alquiler para recorrer nuevas lugares fruto de sugerencias.
Pero lo realmente interesante es que nos ha llevado a una emisora de radio con la que cooperan en el ayuntamiento de esta ciudad que es donde él trabaja, y atención: hemos hablado el directo, habiendo ensayado antes algunas veces, Nines en castellano y yo en inglés, patrocinando una escuela de idiomas de la ciudad, que divertido ha sido!! Al principio nerviosillas por si la cagábamos en directo, luego cuando nos hemos vuelto a oír me he escuchado rarísima, pero supongo que eso es normal. Después de este episodio en el que me he sentido la más famosa del mundo, hemos ido como ciudadanos de a pie al supermercado para hacer la compra para la cena. Como hoy es viernes igual vamos a tomar algo a los bares y quedaremos con su grupo de amigos y amigas, con lo cual… más practising english!
He comentado lo mucho que me divierta hacer de traductora entre Nines y Craig y su amigo Dylan? Me sirve para aprender también a mí y a veces incluso m invento aposta sus palabras para sembrar la discordia, pero en seguida lo desmiento, hasta ese entonces ya me he echado unas buenas risas a su costa!


16:00 h. Saturday 25 June 2011-06-30

He intentado comunicarme vía Skype con mis aitas pero la conexión aparte de ir lentora no conseguía coger línea, lo intentaré mañana de nuevo a la misma hora a ver si así tengo suerte.
Esta mañana hemos ido a desayunar al pueblo un delicioso desayuno y luego nos hemos encaminado al monte Tahuara, no muy complicado y con pendiente pronunciada solo en algunos tramos. Realmente bonitas las vistas según íbamos subiendo, desde arriba del todo parecidas a las que se ven desde un avión, sin exagerar, a las fotos me remito. Pero mis probricos dedos han pasado un frío… menudo viento hacía en la cima, y yo me pregunto: será mucho el contraste con el caluroso verano que me han dicho que está haciendo en España? Sea lo que sea, el verano siempre es bienvenido para mí.


16:00 h Sunday 26 June 2011

Esperando a que mis dos txefs favoritos después de mi amatxu, me terminen de preparar la cena, me llega un humeante aroma desde la cocina… ummmmm… El perro Jag y yo estamos sentaditos bien formales al lado del fuego de la chimenea extinguiendo el frío que hemos pasado en nuestro paseo durante la mañana, una vez más… Qué bien se vive en vacaciones! Hoy quedan 9 días para volar a mi tierra.
Ayer fuimos finalmente Nines, Craig y dos amigos suyos que no conocíamos a unos lagos termales en las que nos tiramos dos horas y pico a remojo y tirándonos por unos toboganes altísimos por los que bajábamos a gran velocidad, todo esto de noche, maravilloso. Allí hemos ido antes de salir a tomar algo a un bar donde unos de los chicos trabaja. Nada más llegar, había un grupito extenso de señoras bien elegantes tomando unos cócktels con una pinta… así que ni corta ni perezosa, y tras ojear la carta y escuchar las sugerencias del camarero, me he pedido uno a base de plátano, fruto de la pasión y mojito, más una pequeño chorrito de dos licores, un sabor muy refrescante.
Bueno, este capítulo será despedido en honor a varios de los amigos sudamericanos que he ido conociendo y con las/los que he vivido divertidas situaciones, a vosotros: por majos, por salaos… y como olvidar decir aquello de: QUE VIVA URUGUAY Y SUS URUGUAYOS!! Un besazo a todas y todos!!

Saturday, 18 June 2011

" XiRiMiRi Neozelandés"

20:00 h. Thursday 16 June 2011-06-17


Adoro esta tierra que me vio llegar llena de incertidumbre y alguna que otra pizca de miedo a lo desconocido y al que me depararán estos meses, pero que con su cálido abrazo despejó de inmediato.
Inevitablemente en 19 días la tengo que dejar para regresar de nuevo a la mía. Siento aquí adentro que la voy a añorar muchísimo, porque esta experiencia tal vez marque un antes y un después en mi historia, en mis recuerdos.
Creo que estoy aprendiendo mucho, ya no sólo del idioma; de todo el vocabulario y la destreza verbal adquiridas, también lo que voy viviendo quizás me hacen me hacen más sabia y lo que antes creía eran recursos adquiridos para seguir adelante, ahora se ven multiplicados, y me hallo repleta de energía y vitalidad para afrontar lo que se me presente en el camino.
Cada día que pasa en cada lugar, rodeada de gente tan amable, sin maldad al menos aparente, con esa tremenda educación de la que hacen gala y sobre todo con esos valores de respeto hacia la naturaleza tan arraigados. Se transmite a todo el que decide poner los pies en estas tierras llenas de luz, de color y con ese inconfundible olor a mar, a hierba y a aromas que recuerdan todo lo que nos puede ofrecer.
Si ya sé… me pongo tontona, pero es de que de veras siento que voy a añorar todo esto.
Ahora estoy en Wellington, nos quedaremos aquí un día más y luego partiremos hacia Napier, ese lugar en el que sí que no he estado antes ni cuando estaba de viajera solitaria, así que tengo curiosidad por saber cómo será. Por la guía de viajes sé que tiene una costa encantadora e infinidad de actividades al aire libre que realizar.
Anteayer salimos en el ferry “Interislander” que atraviesa en estrecho de Cook, que es el que separa la isla Norte de la Sur, mi tercer viaje a bordo, tres horas y pico de navegación entre fiordos, esta vez sin nieve, apareciendo el sol entre montañas, observando la llanura que el mar entre ellas presenta, lo azul que es el cielo, y lo verde del mar, saliendo a cubierta y disfrutar del airecillo que choca contra mi cara con levedad.
Un equipo mixto entero de baloncesto tiene la popa plagada, cuento al menos unos cuarenta jugadores/as, bromean entre barullo y risas, hacen la ola, tocan las palmas… supongo que irán a jugar a Wellington u otra ciudad cercana, se les ve contentos.
Me pongo mis gafas de sol, cierro los ojos, hace calorcito y lo siento en mi tez, se está de lujo acá arriba.
Nines y un chico mexicano que conocimos en Nelson, Edgar, han ido a la cafetería en la que también hay unas vistas buenas, tomaré un rato el solete aquí arriba y dentro de un rato bajo.
Una vez en Wellington, esperamos a que la cinta carrusel deslizara nuestro equipaje y nos encaminamos a nuestro albergue, el mismo en el que me alojé la última vez que estuve en esta ciudad, que, debido al mal tiempo que me aconteció entonces, me dejó un agrio sabor de boca, pero ahora se ve modificado con las temperaturas agradables. Esta ciudad es realmente bonita, en especial al anochecer, las luces de la ciudad y de los edificios le confieren un aspecto acogedor pero grandioso a su vez, el contorno de los edificios oscuros en contraste con el azul marino del cielo que anuncia el inminente negro son un espectáculo para los sentidos.
Me he comprado dos gorras más, son tan bonitas y estilosas que ha sido inevitable, ya sé, he de parar! Tengo ya 8 aunque algunas de ellas sean para regalos, ya son suficientes.
El día que llegamos fuimos los tres a tomar algo por la ciudad, más concretamente a Cuba Street y para ser martes había bastante ambiente, se nota el cambio de temperatura en esta parte Norte del país.
Noticias de última hora: un nuevo terremoto en la castigada Chrischurch; 75 muertos y 300 desaparecidos, basta ya… esa ciudad ya no puede albergar más tristezas ni más llantos, a las personas desaparecidas en el anterior se les suman las lágrimas de las nuevas; los familiares que han ido a reunirse con ellos… y que se puede hacer contra las fuerzas de la naturaleza… A mis amigos argentinos que viven allí les pido que por favor se vayan a trabajar a otro lugar, que no se les ha perdido nada, no quiero ni pensar cómo lo estarán viviendo sus familias.
Por otra parte cuenta el noticiario; un volcán en Chile tiene el espacio aéreo complicado debido a la constante emisión de sus cenizas. En China ha habido inundaciones… ¿Qué pasa en el mundo?
Mi compañero de trabajo me manda un sms diciéndome si he sentido el temblor, me entero por él de lo sucedido. Me dice que echa de menos nuestras charlas, yo también te echo de menos Imanol!
Al anochecer paseamos por el paseo del puerto, es precioso y la luna más, está enorme y hacemos fotos jugando con ella; cogiéndola en la mano, haciendo como que mordemos un pedacito… hace una temperatura agradable y me siento en verano, ya pronto estaré en el verdadero verano.
Un grupo de remeros/as entrenan en el puerto, me gusta ver como lo hacen; se desplazan marcha atrás mientras la luna se sigue elevando lentamente sobre la montaña, mientras tanto, una artista callejera canta hermosas canciones con una nítida voz llena de matices, un grupo de personas disfrutan de su actuación atentos y sin hacer ruido. Esencia de ciudad con mar.
La compañía de mejicano resulta agradable y él se ríe mucho con nosotras, le divierten nuestras disparatadas ocurrencias, derrepente y en medio de una plaza, improvisamos un baile totalmente inventado a ritmo de “oye como va” que sale de mi móvil, Nines se ríe a carcajadas y saca fotos con su cámara, yo echo mi gorra al suelo boca arriba para que nos la llenen de moneditas imaginarias porque, no obstante… no hay ni un alma en la plaza.
Él se marcha mañana a Auckland, el viernes ha de hacer un examen sobre medicina ya que en México es médico y le gustaría quedarse aquí y ejercer su profesión, la cual lleva desempeñando algo así como diez años.
El otro día “platicando” sobre sus pacientes, su trabajo y situaciones rocambolescas que se le han presentado, nos contó verdaderas barbaridades presenciadas que evitaré narrar para no provocar revoltijo de estómago a nadie, que a mí sí que me causaron y aun que otro escalofrío. Que vida la del personal sanitario!
Hoy hemos ido (mi segunda vez) a museo Te Papa, y me sigue pareciendo tan bueno como la otra vez aunque haya algunas exposiciones que ya no estén hay unas nuevas igual de interesantes. Hemos decidido quedarnos un día mas y pasado iremos a Napier y después a Taupo a visitar y despedirnos de nuestros dos amigos Craig y Dylan, con los cuales nos hemos seguido comunicando vía correo electrónico y nos han prometido llevarnos a el monte Tahuara o algo así, así que genial, planes interesante a la vista.
Antes de volver a España, me gustaría ir a Bahía de las Islas como al principio y visitar esta vez también Kerikeri y Cape Reinga, extremo norte del país, con su famoso faro coronándolo.
Bueno pues Txiripitifláuticos, me despido por hoy no sin antes expresar lo que tantas veces he sentido:
Amo este país!!


23:00 h. Friday 17 June 2011

Naturaleza virgen que sorprende a cada paso y de la que es imposible cansarse: fiordos, playas, mares y océanos, lagos, cascadas, delfines, ballenas, focas y pingüinos… campos, árboles enormes, plantas que jamás había visto y que quizás jamás vuelva a ver. Personas con luz que me recuerdan que el ser humano puede ser precisamente eso: HUMANO, con todas sus connotaciones positivas. Me vienen a la cabeza algunos nombres, caras y situaciones, momentos… qué fácil es coger cariño a algunas personas, y que sencillo se me hace demostrarlo.
Risas, sentimientos encontrados y algunos nuevos y muchas, tantas ganas de seguir conociendo lugares capaces de impresionar, capaces de hacerme sentir que puedo coger la rosa con más espinas, subir a la colina más empinada y trepar al árbol más alto.



18:00 h. Saturday 18 June 2011-06-18

Autobús de camino a Napier, ciudad formada a partir de un terremoto en 1932, increíble su historia, apasionante leer y poder comprobar cómo las fuerzas a las que no tenemos acceso hacen y deshacen a su gusto sin pedir permiso y ni siquiera avisar, cruel naturaleza en ocasiones, fuerza a Chrischurch, fuerza a sus gentes…
Aun en Wellington no deja de llover, el xirimiri se vuelve más insolente y la estación está a 30 minutos aproximadamente y arrastramos nuestro equipaje bajo la lluvia, está empezando a amanecer, avanzamos ligeras evitando que los coches veloces nos empapen en su camino al trabajo de sus dueños, sería lo que yo llamo empezar bien el día… hundidas de arriba abajo, por suerte, los charcos formados tampoco son para tanto.
Hay más gente de lo previsto en el arcén, varias familias maorís han madrugado para ir a despedir a su familiar o como mucho dos familiares, sin embargo, ahí están como 5 o 6 agitando la mano y sonriendo “son como las familias de gitanos” pienso yo, con la diferencia que aquí se les aprecia y respeta más que en España, a su vez ellos también se muestran respetuosos con los kiwis y con nosotros, los viajeros nómadas.
Pienso: “un maorí hablándome en inglés” al principio suponía agudizar los sentidos al máximo y mirar los labios para descifrar posibles palabras, ahora apenas me cuesta trabajo, de lo cual me siento orgullosa, la gente me decía: sólo es cuestión de algunos días a que te hagas a los sonidos y al acento. De todos modos con los que sí que no tuve problema para comunicarme fue con los alemanes y sobre todo, con los orientales, su inglés es nítido y además, se esfuerzan por que se les entienda.



13:30 h.


Kilómetros de prados de verde hierba… vacas…más kmtrs. de prados…ríos… más vacas… ovejas a cientos, miles de ellas… más vacas rumiando incesantes. El viaje a Napier está durando algo más ya que el bus ha sufrido una avería en al motor así que tardaremos una hora más en llegar, tengo sueño, el día está grisáceo pero a mi izquierda sobre los montes veo asomar el cielo azulito, buen augurio. Canto mentalmente algunas canciones, y si no recuerdo alguna estrofa, pues me la invento, como hacíamos mi hermana y yo cuando éramos pequeñas.
Recuerdo alguna ocasión cuando mi ama cocinaba y yo le cantaba “Mujer contra mujer” de Mecano, ella me decía que le gustaba y es ahora cuando creo, con la sonrisa en los labios que me lo decía para que me mantuviera ocupada y no le picoteara en lo que estaba cocinando, para que me estuviera quietica, aunque en vez de eso improvisaba coreografías que se aliaban con la gravedad para estampar el cocido o lo que tuviera entre manos para acabar esparramado en el suelo.
Recuerdo los juegos inventados con mi hermano, dos mocosos que al llevarse tan solo un año de diferencia compartían horas y horas ideando travesuras de todo tipo.
Un juego consistía en un teatrillo en el que él hacía que era una piedra en el camino y yo una viajera sofocada que hacía un parón para descansar y me sentaba en la roca, la gracia consistía en que la piedra se moviera y la viajera lanzara grititos de asombro y susto, que te parece? Vaya dos lelos! Jajajajajaja! Me hubiera gustado que nos grabaran para verlo ahora. O cuando nos colocábamos en el pasillo y le enseñábamos a mi ama los pies de cada uno simultáneamente asomando y tenía que adivinar de quien era el pie que estaba viendo, si fallaba era un tanto para nosotros, pero llegó un momento que era evidente que uno de los pies era desproporcionadamente más grande y huesudo que el otro, el de mi hermano, claro,aun así, mi ama haría como que no se daba cuenta, seguuuuuro!
Otro de nuestros juegos preferidos era coger una mano cada uno de nuestra ama (cuanto nos ha aguantado por dios!!!) y había que andarse listo para escoger la del anillo matrimonial, que era la buena, y simulábamos que cada mano era un gatito y yo era madre de uno y llamaba a la madre del otro gatito, que en este caso era mi hermano y le mandaba a jugar un rato a su casa, bien, le ponía un abrigo imaginario y llamaba a la puerta, y ya la fiesta padre era cuando los gatitos jugaban dando vueltas, eso nos parecía lo más! Dios mío! Mi madre zarandeaba sus manos “los gatitos” ante el regocijo de los petardos de sus hijos. Dónde estabn la Psp y las Nintendos Ds para no acaparar a mi ama tanto! Aunque he de decir que ese juego era exclusivo de los viajes al pueblo, mientras mi hermana dormía y aita conducía, aun hoy no sé si eran conscientes de nuestras mamarracheces.
Cuando no nos daba por tirarnos horas subidos en los ciruelos e higueras del barrio inventando historias totalmente inverosímiles. Tuvimos una caseta de madera en la que convivía una cobaya que un día decidió no aguantarnos más y darse al libertinaje del campo, escapó por alguna rendija y ala! A vivir!
Por no contar los innumerables bichos e insectos que subíamos a casa con la intención de apadrinar: gatos horripilantes con legañas como camiones, lagartijas sin rabo, rabos sin lagartija, renacuajos que se hacían ranas viejas con cachaba y todo y salían brincando al menor descuido nuestro, caracoles en tupper wares atiborrados a lechuga contra su voluntad, gusanos de seda en todos sus estadíos y tamaños, mariposas sin el polvillo de las alas con intención de que les volviera a salir (si optimismo nos sobraba) gorriones moribundos a los que elaborábamos pastas incomibles a base de alpiste, harina y sabe dios que más e incluso algún que otro perro abandonado que resultaba ser tan solo fugitivo. Hasta que llego Tico, el rey de la casa, ese que entró un buen día vestido de incógnito en una caja de cartón con agujeritos y que fue comprado un domingo por la mañana en la Plaza Nueva de Bilbao, ese animal tan listo como capullo, que se escapaba para aparecer por sorpresa donde estuviera mi aita en la casa, su mayor enemigo, para pegarle un susto que le hacía gritar Virgiiiiiiiiniiaaaaaa! Y los cimientos de la casa se veían peligrar hasta que acto seguido aparecía esa tal Virginia correteando por la casa apresuradamente, cogía a dicho travieso animal en sus manos y lo llevaba al cuarto de baño, su hogar, sin jaulas ni peceras, toodo el baño para él solito, para escaparse a la cocina cuando nos dejábamos abierta la puerta del baño y plantarse delante del frigorífico esperando su recompensa por tal hazaña, o chuparle los pies a mi hermana, la cual lanzaba también su grito de guerra que no era otro que: Virgiiiiiniiiiiaaaa! Pues bien, ese divertido bicho no era otro que mi cobaya Tico, que llegó a crecer tanto que la barriga se le escapaba por los dos lados, ésa alimaña que cuando me oía entrar por la puerta de casa se ponía a lanzar chillidos de rata para llamar mi atención y que le diera su ración de hierbas de la campa, zanahorias, manzanas, o sus preferidas fresas. Vivía en el cuarto de baño en una caja de plástico, más bien la base de una jaula, con piedritas y heno que limpiaba muy a menudo bajo la atenta mirada de ama, barría y fregaba el baño a diario para procurar la mayor y la más pulcra de las higienes, ahora lo pienso como otra forma de adquirir responsabilidades, quien quiera peces pues que se moje el… Ese roedor que finalmente fue admitido en el seno de hogar a base de súplicas y porque no decirlo, que se hacía querer con sus ocurrencias. A mi aita yo le decía que era su nieto y que lo tenía también que querer. También tuvimos hámsters, periquitos, canarios y peces, pero ese bitxejo, junto con la manada de tortugas, que va a resultar cierto que duran cien años porque aun sigue una conmigo, han sido mis preferidos, y los guardo en mi recuerdo con mucho cariño.
Bueno… una pequeña dosis de recuerdos han sustituido esta vez las vivencias en Nueva Zelanda, aunque tal vez no me hubieran venido a la memoria de no ser por estar aquí, en este autobús con rumbo a otro destino nuevo.
Hasta el próximo capítulo!

Sunday, 12 June 2011

Trebol de 4 hojas

10:10 h. Wednesday 8 June 2011-06-09


Las focas; esos animales torpones y perezosos que invierten la mayor parte de su vida en recostarse sobre las rocas y planicies de hierba de la costa, su costa.
Si te acercas más de su gusto, se giran emitiendo un gruñido de advertencia e incluso expulsan algo así como un estornudo para manifestar su desacuerdo en cuanto a tu proximidad, la de los impertinentes humanos que osas a invadir sus dominios y su hogar, no obstante, parecen adecuados a las miles de visitas que supongo que a lo largo de todo el año tantas personas realizan a sus playas.
Están espléndidas repanchingadas al solete en grupos de 5 o 6 dependiendo de la zona pero a veces, se ven algunas solitarias sin saber muy bien el por qué, quizá alguna disputa entre machos, quizá su avanzada edad, o quizá no haya ningún quizá y en esos recodos del enorme paseo es donde han decidido pasar sus relajados días.
Resulta divertido verlas correr, mitad salto mitad arrastrándose hasta el agua, o rascarse la cabeza con sus aletas superiores, por qué nos hará tanta gracia ver a los animales comportamientos que creemos nuestros? Creo que ahí reside el éxito de las películas de animales que hablan con dicharacheras voces que resultan, generalmente conocidas por cómicos/as.
Estas focas han elegido un bello lugar para vivir, mis palabras jamás harían justicia a lo que hoy veo; diversas formaciones de roca arenisca y caliza bajo este luminosos sol de mediodía, con sus brillos y destellos, sus arenas y la infinidad de tipos de conchas y caracolas que las poblan dándole al lugar un aspecto de lo más encantador.
Con una bolsa en la mano, he ido recogiendo algunas, las pauas, con sus tonos verdeazulados y nácar se muestran en todo su esplendor cuando se ven bañadas por el agua del mar, ya tengo 5 del tamaño de una mano, son magníficas y, si no las hubiese visto en las cientos de tiendas de souvenirs a lo largo de este país y me topase con tan solo una de ellas en esta misma playa, mi sorpresa y alegría serían mayores, pero sin quitarles la importancia que se merecen, intentaré transportar al menos alguna de ellas cuando llegue la hora de partir de nuevo.
Vamos en un bus a Blenheim, donde haremos una parada de tan solo una hora hasta salir hacia Nelson, allí me encontraré con los recuerdos de tan solo hace un mes, con toda esa gente divertida y amistosa que descubrí, lástima que ya nadie de entonces permanezca allí, ya que la mayoría andan desperdigados por Asia o NZ, aunque tengo la esperanza de volver a encontrarme.


13:00 h.

Segundo autobús y último del día.
Vamos recorriendo miles de yardas de campos repletos de viñedos cultivados y distribuidos en líneas paralelas, esta ciudad es famosa por su vino blanco, aunque yo, sigo prefiriendo el sabor de vino tinto, y de beber alcohol, es lo que solicito en los bares cuando salimos, me estaré haciendo mayor? Se estará refinando mi gusto y mi paladar?


19:00

Hoy toca de cena menestra de verduras y esta mañana, hablando con mi madre, mi hermano y mi aita por Skype en la biblioteca, mi ama me ha preguntado que si como bien y le he respondido: pero no me ves que hermosa me estoy criando? y si… he engordado algún kilillo desde que vine, la falta diaria de deporte, pero bueno, que ni tan mal, ya que ya se sabe… las exuberancias que hacía tiempo que no tenía en la parte superior de mi cuerpo se ven más lustrosas que nunca, estoy hecha toda una mujerona!
Pues sí, nuestra dieta es bastante variada, no le hacemos ascos a nada y cuando voy al super me encanta, mientras observo las verduras, la pasta, la carne y el pescado o los frutos secos, inventar platos que probablemente existan a pesar de que yo me crea pionera en todos ellos, disfruto de los alimentos sobremanera y además aquí estoy conociendo y probando algunos nuevos.
Esta tarde hemos estado en unos jardines japoneses que, dada su relativa proximidad al país, se dan en algunas ciudades y le dan un toque oriental que me gusta, algunos de ellos evocan a los jardines Zen en miniatura en los que se pueden dibujar ondas con un rastrillo sobre la arena, disponiendo las rocas en uno u otro lugar. En este tipo de jardines predominan los arces, que dado a que aquí estamos en otoño, están en todos anaranjados y amarillos ofreciendo un armonioso colorido junto con los perennes pinos con su verde intenso, también hay pequeños lagos con puentes en forma de media luna de no muy gran tamaño, que unen los pequeños estanques. He sacado en especial varias fotos en los que se puede apreciar un árbol reflejado en el agua y fuera de esta, como gozo experimentando desde ángulos diversos y poniendo posturas rimbombantes con tal de conseguir el efecto deseado. Una vez más, no existe la prisa, los planes van surgiendo como mucho la noche anterior.
La última vez que estuve aquí se me quedaron varias cosas por hacer y sitios por conocer en el tintero, como por ejemplo ir al recomendadísimo Parque Nacional Abel Tasman, así que he pensado que podíamos alquilar un cochecito económico, sin recurrir a las furgonetas, y hacer viajes de un día o invertir más de uno y dormir en alojamientos por allá, aunque creo que me decanto más por la segunda opción, mañana iré a preguntar en la oficina de turismo a ver qué opciones me dan.
Hoy antes de comer hemos recorrido la ciudad y he pasado por algunas tiendas en las que vendían gorras, ya de antes me gustaban y creo que son un complemento que otorgan un estilo especial a quien las lleva, pero he descubierto un nuevo vicio y ya he comprado 5 desde que llegué; dos gorros de lana y tres gorras tipo visera de diferentes estilos. Espero parar ya pero es que se me van los ojos cada vez que me asomo a algún escaparate en el que lucen muchas de ellas en sus expositores, he sido realmente consciente cuando mi aita antes durante la conversación me ha dicho que cada vez me veía con una diferente, así que he decidido que ya va siendo hora de parar en mi peregrinaje, porque empiezo a pensar no solo en el peso de mi sufrida maleta, si no en su espacio sobrante, que sumando los regalos que ya llevo, no sé como lo voy a hacer, aunque ya hace tiempo decidí que hay algunos pantalones los regalaré en el último albergue en Auckland, antes de coger el vuelo, entre eso y las conchas enormes que voy portando de una ciudad a otra… que va ser de mí! Pero en fin, optimismo! Confío en que no habrá problema y no tendré que facturar como si llevase otra maleta. La cena está hecha… huele exquisito en la cocina, verduritas sabrosonasssss!


10:00 h. Friday 10 June 2011

Día algo lluvioso en Nelson, desde mi cama siento la lluvia caer sobre el mojado pavimento, y los coches pasar con ese sonido tan característico de la goma de los neumáticos chocar contra la carretera, por un momento, es otoño en Bilbao.
Y pensar que estoy en junio… el clima tampoco es que sea polar aquí, ni mucho menos, y, como me dijo la chica que me atendió en la embajada antes de venir, el clima es muy similar al del País Vasco y después he podido comprobar que es cierto.
A pesar de la lluvia seguiremos adelante con los planes para hoy, que no se diga que la lluvia amedranta a una de Bilbao. Además hay varios museos que son una alternativa estupenda a días como hoy.


21:00

Después de cenar, en la salita de la tele, unas chicas que han llegado hoy han puesto la peli “Avatar”, me gusta esa peli, pero hemos quedado con un chico mexicano que hemos conocido durante la cena en la cocina para salir por el pueblo a dar una vuelta, hoy viernes estará animadillo.
Durante la mañana en la biblioteca, como llovía, se me ha ocurrido hacer un juego a la gente de mi facebook basado en preguntas sobre el blog que escribo, las elaboraré ahora y mañana las subo, a quién responda antes y en tiempo récord, le llevaré un regalito made in Nz. A veces me sorprendo a mi misma de mis propias ocurrencias, y me imagino quiénes me responderán primero, me parece una forma divertida de que mis amigos conozcan más de este lugar.


15:00 h. Saturday 11 June 2011-06-11

Sábado de mercadillo, que gran evento, el primero que visito desde que estoy aquí, como siempre todo me ha gustado.
Los comerciantes ofrecían desde prendas hechas a mano, hasta mieles y mermeladas, cremas de muchos agradables aromas y texturas, gorros de fieltro, cerámica… y también había carritos y puestos que hipnotizaban con su olor; crepes de chocolate y nata, muffins de diversos ingredientes, perritos calientes, emparedados de queso feta… todo con una pinta deliciosa.
Yo he comprado una carioca, que es como un silbato hecho de barro y pintado a mano con pequeños orificios por los que sale el aire cuando soplas para emitir el sonido, también se puede llevar de colgante. Ya tengo comprados casi todos los regalos para familia, amigos y compañeros de trabajo.
También he elaborado la lista de 20 preguntas para el “Quiz” sobre mis anécdotas, calculo que al menos 4 personas lo respondan y casi puedo adivinar quién puede ser el ganador o ganadora. Será divertido.
Hoy a la tarde quería ir a la piscina de aquí pero la recepcionista del albergue me ha dicho que hoy sábado cierran a las 17 h., bueno, otra vez será, supongo que en Wellington.
Luego iremos a la oficina de información para contratar el bus que nos llevará mañana al Parque nacional Abel Tasman, que goza de afamada reputación por su belleza, de ahí iremos al museo que, de los que llevo visitados aquí, ninguno me deja indiferente ya que de todos saco algún nuevo aprendizaje o una curiosidad que desconocía.
Desde este gran ventanal de mi habitación y recostada en este mullidito sofá, veo un monte bien verde detrás del cual asoma el sol, últimamente vengo teniendo una sensación tal vez más nítida de algo así como plenitud, todas las mañanas cuando empiezo a despertarme en la cama de cada lugar donde me encuentre, me invade un sentimiento de gozo, como si la vida me sonriera con una boca llena de dientes.


18:40 h.

Una vez más, paseando por veredas nuevas en busca de cada atardecer tonos coral y ocre que retener en las retinas, sin apenas darme cuenta del paso del tiempo, en la oscuridad, se me antoja recordar viejas canciones que se mantienen intactas en mi memoria, y me pregunto por qué las recuerdo ahora y no antes, tal vez porque tenga más tiempo o más calma, pero me gusta sentir todas esas sensaciones ya vividas, es como si se tratara de afianzar un poco más mi identidad.
De repente, me da por pensar en por qué recordamos ciertos momentos y no otros a lo largo de nuestra existencia y en cual será el motor que rueda en el alma de cada uno.
Cada anécdota en la memoria son retales que tejen nuestra manta de la vida, esa que nos arropa en los días de frío, esa que forma paso a pasito nuestra historia, única y especial. Porque… qué es capaz de curar el frío del alma? Solo cada cual lo sabe y tiene la respuesta para que esa manta no se la lleve el viento y se quede al lado nuestro hasta en los días de calor, y en eso hay que estar, en que brille el sol cada día, aunque afuera haga frío.


13:00 h. Sunday 12 June 2011-06-13

Playas de arenas doradas que brillan como diminutos diamantitos. Me encamino por una senda desde la que puedo ver el agua tranquila muchos kilómetros mas adentro.
En la senda, rodeada de paredes de musgo y enormes helechos que se elevan varios metros por encima de mi, siento la humedad y el olor a tierra humeda, cojo un pedazo de musgo y aspiro su olor, huele igual que siempre, igual de fresco y puro, cuatro horas de caminata hasta la base de los taxis de agua y de allí, a eso de las 16:30 h. nos llevaran de regreso a Nelson, hermoso dia soleado que elegimos, parece dia de primavera, a partir de ahora tiempo mas calido ya que vamos subiendo hacia la isla Norte, siguiente destino: Dunedin.
Hasta pronto aventureros /as!

Monday, 6 June 2011

Melodias de piano... Ballenas y secretos del Pacifico...

Thursday 2 June 2011-06-05


Varias cosas que contar:

La primera es que las piscinas de por aquí son completísimas, con zona termal bastante más caliente que las piscinas de entrenos, con chorros a presión, piscina de olas… aparte de las de 25 mtrs. y las olímpicas, tiene también una de saltos con trampolín y otra para entrenos de waterpolo. Esta última a la que hemos ido, aquí en Dunedin, está muy bien distribuida, de tal modo que la zona de gimnasio y la de agua están unidas pero separadas por cristaleras, aprovechando así el espacio al máximo y ocupando todo ello una misma superficie rectangular y aprovechando así la calefacción de ambas. Nos lo hemos pasado pipa jugando en la inmensa piscina de olas encima de unas tablas de gomaespuma, y luego dejándonos llevar por la corriente formada por unos chorros a presión en un circuito de canales, como dos gamberras.
La segunda cosa importante a destacar es que he descubierto una pasión latente, un nuevo e interesante instrumento musical… el piano.
Este mediodía, cuando volvíamos de visitar el museo, en una de las aceras de la calle principal, las notas musicales de dicho instrumento, un piano antiquísimo de madera, han despertado mis sentidos y me he sentido inevitablemente atraída por su melodía. Sentado frente a él en un taburete alto de madera, se hallaba un muchacho de unos 26 años con alborotadas rastas rubias recogidas en un moñete, iba vestido con un jersey marrón y vaqueros y esto hacía que se mimetizara con el instrumento que acariciaba emitiendo maravillosas sintonías. Hemos charlado los tres un rato y me ha resultado ser de ese tipo de personas que transmiten esa luz que poca gente es capaz de transmitir y por ello, emitir.
Mathias Piano Man: gran tipo, gran pianista.
Hoy al pasar por esa calle nos lo hemos vuelto a encontrar y le hemos comprado un Cd, el mismo que suena mientras escribo estas líneas, es realmente delicioso oírle tocar su piano, podría estar horas escuchando y disfrutando de las canciones fruto de su invención, me dijo que aprendió a tocar el piano de oído, escuchando otras canciones, yo al principio fui reacia a creérmelo por parecerme inaudito pero no obstante… por qué no? Luego le di la razón al oírle sacar a oído una canción bellísima que una chica tocó en ese mismo piano y que únicamente sabía un cacho, no logro recordar donde oí y esa canción, pero la he grabado en el móvil y pienso conseguirla, tengo dos películas candidatas como su banda sonora.
Sus teclas en armonía con el aire entremezclando sabiamente ese conjunto de notas musicales todas ellas emitiendo, saliendo de ese viejo cofre de madera, me he enamorado locamente de su música.
Es increíble observar los rostros de las gente al pasar y verle tocar, un súbito pero suave cambio de semblante hace que los músculos de sus caras se relaje y sonría, muchos se paran, conversan con él en cuanto hace un descanso, otros le echan dinero en su cajita de madera donde exhibe también sus Cds, le hacen preguntas como donde aprendió a tocar así, dónde compró el piano, de qué año es... pero todos coincidimos al pensar en que es el instrumento más original visto en cualquier calle, de cualquier ciudad a lo largo de tantos países… ciertamente, un tipo con su habilidad hace que el día de las personas que se cruzan con él sea más agradable.
Charlamos con él largo rato y finalmente acordamos quedar para cenar e incluso tomar algo más tarde, también vendría otro compañero anfitrión durante sus días allí, dormía en su sofá, se habían conocido mediante una página web a la que hay que inscribirse previamente, Couch Surfing, que es algo así como surfear en sofás, esto consiste en una genial iniciativa para compartir y alojar a personas de todas partes del planeta en sus casas, empaparte de su cultura, de la de cada país, conocer gente variopinta con mucho que ofrecer y de la que aprender… la gente que me he ido encontrando que lo ha hecho está encantada, dicen que pasan de ser unos turistas más para convertirse en auténticos viajeros.
Ayer por la mañana en la sección marina del museo confirmé lo que ya sospechaba; las conchas que cogí el año pasado buceando en Meñakoz son “pauas” la concha más representativa de NZ, y la más comercializada. Grata coincidencia, el destino tal vez? Cuando vuelva me haré nuevos collares porque el que traje no sé donde está, tal vez se lo haya encontrado alguien, lo que jamás se podría imaginar es la procedencia de esa paua; las bravas aguas de mi Cantábrico. Aquí los collares, pendientes y pulseras son a menudo de Jade nephrita “piedra verde”, hueso o paua, son todos muy vendidos a pesar de que se precio no sea especialmente económico.

Podría calificar como símbolos representativos en este país como:
- Kiwi ave
- kiwi fruta
- helecho
- oveja
- concha paua
- piedra jade nephrita
- hueso
- lana de oveja merina
- expresiones como “kia ora” y “sweet as bro”


19:20 h. Friday 3 June 2011-06-05

Tarde hogareña, llevamos desde el martes aquí en Dunedin (4 días) y encuentro acogedor este lugar del que reconozco puse pegas nada más llegar, pero mi perspectiva cambió y es en parte por la gente tan interesante que me he cruzado aquí.
Quedan 10 minutos para que llegue mi turno en uno de los numerosos ordenadores de la biblioteca y, como no me he traído mi cuaderno de viaje, apunto mis pensamientos en mi móvil y más tarde los pasaré en el diario.
Por fin voy a hablar por Skype con mis aitas, ya les hecho la llamada perdida de rigor, previo mail para que se conecten, hace dos semanas que no conversamos y la verdad tengo ganas, muchas ganas, y como tengo al aita modernizado perdido, aparte de Skype, se ha abierto una cuenta de facebook con ayuda de mi hermana, por lo que ayer chateamos y me dijo que tiene buenas noticias que darme, lo cual suma emoción porque, como creo saber por dónde va el asunto, estoy deseosa por saber las buenas nuevas.
Durante el chateo, mi hermana le escribía también por el chat con la intención de entre las dos, volverle un poco majar, y lo consiguió, que perrerías te hacen tus hijas!!
Esta mañana hemos ido al jardín botánico, casi cada ciudad importante aquí tiene uno y son realmente bonitos, este en concreto, tiene un dulzón aroma a madreselva y depende donde te halles, a jazmín, de mis olores preferidos. Dentro de los invernaderos situados en la zona central del gran parque hace un calorcito muy agradable, dado a la época del año en la que nos encontramos aquí, otoño con la pronta llegada del invierno, empieza a refrescar y aun así mucha gente se empecina en ir descalzos, a mi me da frío solo de verlos!
Paseando entre la vegetación y el olor a humedad y flores recuerdo la noche de ayer, cuan divertida con el amigo pianista belga y su amigo alemán John, me dolía el estómago de reír, a cada cual más cómico charlamos de mil cosas, bromas, canciones por la calle al salir de los garitos… y hasta jugamos a un juego de mesa que consistía en acertar preguntas de supervivencia tipo: si te caes en un charco de arenas movedizas… que has de hacer para no hundirte? Es entonces cuando me acordé del programa de la Cuatro de “el último superviviente” y algunas de las preguntas que me hicieron las acerté gracias a eso, quien me lo iba a decir!!
Luego cada uno mostró sus habilidades más dispares y absurdas, yo aporte mi facilidad de poner los ojos en blanco y Mathias nos mostró como si se juntan dos palmas de las manos de dos personas diferentes y se desliza el índice y el pulgar de arriba abajo con la mano libre abarcando a los índices de ambos, se siente una extraña sensación de… yo la calificaría de cómo que no es tuyo el dedo que estás tocando, si tenéis alguien cerca hacedlo ahora!
Hoy es nuestro último día aquí, lo hemos alargado unos más porque aun quedaban algunos sitios por ver.


7:50 h. Saturday 4 June 2011

Los aromas que las panaderías desprenden a estas horas tempranas inundan mis pituitarias mientras arrastro mi maleta y demás equipaje por la calle George Street dirección la estación de autobuses, vamos un poco justas de tiempo así que a la carrera, qué mejor para terminar de despertarme, pero ello no impide despedirme con la mirada esas calles en las que tan buenos ratos he pasado en tan solo unos pocos días, pero la etapa aquí ha finalizado y otra nueva me espera en la costa este de la isla sur, mar pacífico. Próximo destino? Kaiokura, un mar y sus ballenas me espera, algo me dice que así es pero por otra parte… lograré divisar aunque sea de lejos esos magníficos mamíferos que tantas leyendas albergan? Algo me dice que así será…
Antes hemos de hacer la parad en Chrischurch, ciudad desolada por los temblores de tierra de meses atrás, solo yo sé lo que sentí la última vez al ver sus calles cortadas y sus cientos de edificios y carreteras hechas añicos, la infinita tristeza, como dice la canción de Manu Chao, que invadía cada letrero, folio o misiva cuyos destinatarios no eran otros que las víctimas, sus seres queridos. Varios de mis compañeros del Nelson viven allí, algunos de ellos han encontrado trabajo e incluso alguno consiste en retirar escombros y transportarlos, me pregunto si yo podría desempeñar dicho trabajo sin pensar a cada momento lo que allí se vivió, aunque supongo que a todo se acostumbra uno.
Pero bien, ya subidas en el bus que conducirá durante 5 horas, el conductor, un tipo peculiar donde los haya, regordete, uniformado con el traje de su compañía y como guinda un gorrito tipo playero en su redonda cabeza, no tiene si no más que una pinta graciosa, ya nos ha hecho recuentro, estamos todos, yo por mi parte m voy a echar un sueñecito en recompensa al tremendo madrugón, ayer me quedé sopa en el saloncito del albergue, como una bendita en el sofá con el libro semi cerrado entre las manos, que agustico con la manta y los cojines…


15:50 h.

Salimos ya para Kaiokura, al llegar, desde el bus he descubierto zonas de Chrischurch que no vi la vez anterior, “ciudad de jardines y prados” dicen de ella todas las guías de viaje y folletos, esa parte sigue intacta, y con esa misma me quedaré.
Al llegar, mucha gente esperaba en la acera al resto de viajeros. Sonriente, una niña rubia de largo cabello sostiene en su mano una hermosa flor amarilla y cuando una señora llega a la altura de ella y su madre, se la muestra y entrega mostrando todos sus diminutos pero encantadores dientes, como granitos de arroz.
Yo miro a mí alrededor, con las prisas apenas he desayunado y en nuestras bolsas no hay gran cosa debido a nuestra intención de intentar llevar el menor número de alimentos de un sitio a otro y comprar en cada lugar. Me siento hambrienta, lo único inmediatamente comestible son un nashi y una zanahoria, nos engañaran hasta llegar, eso espero! Cuando lleguemos nos daremos un merecido homenaje y, después, si vemos ambiente festivo y puesto que es sábado, saldremos a tomar una copichuela que otra y a bailar a algún bar.
Quedan 2 horas y 40 minutos para llegar, leeré un rato la novela que además ya no me queda mucho para terminar… quien será “el asesino de la princesa de hielo”? yo ya tengo mis sospechas.
Mirando por la ventana recuerdo al hombre piano, aparte del Cd que le compramos, grabé con mi móvil alguna melodía y a ratos la escucho y siento que no me canso.


18:00 h.

Son sólo las seis pero la luna reluce en o alto como un espagueti doblado, no creo recordar haber visto antes una luna tan finita. Quedan tan solo 40minutos para llegar, el atardecer ha sido, un día más, espectacular y aunque desde el autobús no se aprecia igual, he podido fotografiarlo, aunque espero poder ver más en los días venideros.


9:30 h. Sunday 5 June 2011-06-06

Hoy escribo desde mi cama, en este nuevo albergue que ayer cuando llegamos me pareció haber acertado con la elección, es un viejo caserón que deduzco habrá reformado para convertirlo en alojamiento, porque aun conserva la esencia que poseyó algún día, decidido en dos plantas, la principal que da a la calle tiene zona de recepción, una enorme sala de estar en tonos cálidos madera y rojos, mesa de billar, ordenadores, una tele enorme y muchas pelis apiladas en varias baldas a su lado, enormes ventanales, antiquísimas lámparas colgadas del techo… esta salón conecta con la cocina, que consiste en un pequeño laberinto inteligentemente distribuido con ese toque decorativo que solo se adquiere con el paso de los años y las dispares aportaciones de objetos de diversas índoles. Aparte de esto y un pasillo de pale en las paredes y una escalera con gruesas barandillas de madera lacada, el lugar posee un restaurante enorme pero no con aspecto de frío en el que nos hemos cenada tres pizzas deliciosas.
Las paredes de la parte superior estás decoradas con cuadros de fotos aviejas en blanco y negro, cuyo marco consiste básicamente en ramas de árboles livianamente pulidas pero sin barniz, le dan un aspecto de museo me atrevería a decir.
Y qué decir de nuestro dormitorio que, por suerte nos han metido en uno de dos camas cuando pagamos por uno de 6! más majos! Las paredes color rosita con una cenefa bien ancha a lo largo y a la altura del ombligo con rosas dibujadas con sus hojitas y todo (maravillosamente cursi!!) este es un bordado que creo recordar hizo furor en los años 70, hasta que llegaron los rombos y se apoderaran de todos los jerseys y calcetines de quien seguí las tendencias de la moda de aquel entonces (XD!!)
Ayer después de cenar dimos una vuelta por el pueblo con esa curiosidad que se experimenta el primer día y descubrimos no solo que el mar está muy cerca a tan solo unos metros de nuestra zona, también que hay un inmenso paseo por recorrer, sino que existen mil y un senderos secretos y callejuelas por explorar.
Después de caminar un rato entramos en un garito cercano al hotel, sin ir más lejos en la acera de enfrente.
Para mi sorpresa había montada una batería y demás instrumentos para el conciertillo que iba a empezar, todo ello en un leve escenario improvisado, genial! Música en vivo. El lugar era suficiente mente grande pero a lo largo y poco a poco fue llegando más gente hasta adquirir la pinta de un concierto en toda regla.
Los músicos comenzaron a tocar un estilo mezcla de reggae y rock y activé de pronto y comenzamos a bailar los allí presentes como indios alrededor del fuego, fue divertido!
Luego una chica en el baño me dijo que me parecía a una actriz de una serie neozelandesa que no conozco y yo aporté que me solían decir que me parecía a Nelly Furtado y a Courteney Cox (la actriz Mónica en la serie Friends), que era un honor porque ambas son muy guapas y que buscaría en internet la actriz que ella me había sugerido., con el ego por las nubes, volví al concierto.
Luego, dos borrachines que intentaban captar nuestra atención a base de chupitos y que se yo que más, nos hicieron una coreografía que me arrepiento de no haber grabado y subir a Youtube!
Tras muchas canciones y más bailes cruzamos la acera rendidas y tras descubrir nuevas estancias en el hostel, fuimos a la habitación a leer cada una su libro hasta que el sueño y las horas mal dormidas en el bus venció a la emoción de las paginas.


22:25 h.

Domingo tranquilo, no hago más que pensar en que mañana voy a ir a ver una colonia de focas, hay un largo paseo hasta donde están pero no me importa, las grandes caminatas suplen las horas de deporte y los metros en la piscina, al menos por ahora.
Aun estamos decidiendo si iremos a ver ballenas, el precio del viaje en barco es algo elevado pero por otra parte pienso en cuantas ocasiones en mi vida tendré la ocasión de ver ballenas a tan solo 50 metros de cerca y en su hábitat sin estar detrás de un cristal en un acuario gigante de algún zoológico? Me voy decantando por el SI.
Hoy he oído sorprendida como en una de las tiendas del pueblo una chica tenía puesto en su equipo de música una canción de “Ojos de brujo”, nada más entrar en la tienda he dado un respingo y la rumba ha invadido mis sentidos inesperada pero satisfactoriamente, he preguntado a la chica donde había conseguido el Cd y me ha mostrado una recopilación que compró en un festival en el que también se tocaba flamenco aquí en Nz, si ya lo digo yo, la buena música llega lejos…
Me he sentido muy cerca de mi hogar, al mismo tiempo que pensaba en la casualidad de entrar justo en esa tienda cuando sonaba esa canción de uno de mis grupos preferidos.
Más tarde, paseando por la playa, he mirado a lo lejos en el horizonte y lentamente y sin avisar, pequeñas lágrimas han recorrido mis mejillas al recordar, que tan solo queda un mes para partir y, hoy más que nunca he sentido que no me quiero ir, al menos no aun, pero acto seguido, he sonreído al imaginarme en nuevos lugares hasta que termine mi excedencia en el trabajo, tal vez la exótica Asia? Bali, Malasya, o tal vez Thailandia? Mañana comenzaré a trastear por internet a ver qué pasa, a ver qué me llama la atención, miraré vuelos a ver si me voy aclarando algo, pero el gusanillo por lo desconocido nunca me abandona, dulce sensación…



23:00 h. Tuesday 6 June 2011

Día completo! Por fin he podido cumplir mi sueño de ver ballenas en su hábitat! Qué sorpresas alberga el pacífico! No contento con eso, sus aguas nos han regalado el divertido espectáculo de un banco de delfines más juguetones que ni sé haciéndose los chulitos a base de piruetas y saltos en los que exhibían su hermoso cuerpo gris con anchas rayas blancas, si exagerar he podido llegar a contar hasta 45 de todos los tamaños, mi cámara sacaba chispas, hasta que he decidido disfrutar del show sin el objetivo de por medio, esto es vida! He pensado, por eso merece la pena cruzar medio mundo! Más tarde, y sin previo aviso, han asomado tímidamente dos enormes rorcuales, ballena cachalote, como nos ha especificado el guía. Ante nuestro asombro, asomaban de cuando en cuando el lomo resoplando por su orificio situado en él chorros de agua que se elevaba varios metros sobre ellas, A- LU- CI- NAN-TE. A pesar del leve mareo que había precedido a la visita de la amiga, he salido a la cubierta y el proa, junto con los demás, he contemplado durante un cuarto de hora al más grandioso y pesado de los mamíferos nadar en las aguas rodeado de pizpiretos delfines que parecían bromear e importunar divertidamente con el abuelo cachalote, desde entonces, he estado mirando las fotos una otra vez, hoy sin duda, no ha sido un día común. Como el plan de hoy ha sido fruto de un impulso, no hemos ido a ver la colonia de focas, así que nos quedaremos un día más en este sitio que tanto me está gustando, para recorrer el camino hasta ellas. Una vez más, la naturaleza aquí no me deja de sorprender! y que no pare!

Wednesday, 1 June 2011

De los fiordos helados a la sal de la playa

9:50 h. Thursday 26-05-11


Quedan 10 minutos para hacer el check-out en el alojamiento, yo ya me he duchado, vestido y ultimado mi equipaje, creo que no me dejo nada, cierto es que es complicado hacer la maleta en una habitación cuya mayor claridad es una pequeña rendija que se asoma tímida entre las cortinas, pero por ello solemos hacer la maleta por la noche, cuando la transitada habitación (8 camas contando las nuestras y todas ocupadas) aun está despierta, unos en el bar del albergue, otros leyendo, viendo pelis en sus ordenadores…
Ayer fuimos al bar a tomar una bebida a la que invita el albergue todos los días a las 8:45 h., realizaron un juego de preguntas y respuestas “Quiz” y más tarde un tipo tocó música en directo con su guitarra, un fenómeno, pensé.
Aun tengo algo pendiente y es hacer una recopilación en un Cd de canciones que únicamente he escuchado aquí y me entusiasman, algunas las tengo apuntadas y otras tendré que buscarme la vida preguntando en los bares o en los establecimientos donde vayan sonando.
Ayer reservamos el alquiler de una nueva furgo, esta vez de otra empresa llamada “Wicked” que significa algo así como malicioso, y se trata de una flota de campervans decoradas con graffiti con dibujos muy originales y con mucho color, a ver cual nos toca.
Siguientes destinos: Te Anau, Milford Sound (paraíso de los fiordos!) y el último pueblo del extremo del país: Invercargill, y por esta razón, he depositado grandes expectativas en él, que siga el show…


4:30 h de la madrugada. Saturday 28-5-11

Noche lluvioso en Milford Sound, zona repleta de naturaleza allá donde mires, altísimos manantiales que brotan finísimos chorros de agua desde cada montaña del fiordo.
Siento la lluvia golpear el techo de la furgo, le temática de esta va de zombies, “lo que nos faltaba” pensé la primera vez que la vi hace dos días, “parecemos chicas malas” le dije a la chica que nos gestionó el contrato de alquiler, ella se rió pero pensaría “vaya cuadro estas dos”.
A menudo a la pasar la gente nos saluda por la calle y yo creo que es porque tenemos una mezcla de entrañables, cómicas y pintorescas, lo cierto es que se nos ve a la legua de que palo vamos, y más cuando nos ven lavarnos los dientes en cualquier parking a orillas de un lago o una playa o lo que toque la noche anterior, a las 9 o 10 de la mañana después de desayunar.
Esta furgo es más amplia que la anterior, el espacio está mejor organizado, tiene mesa interior desmontable, sillas de lona tipo camping y mesita auxiliar, fuego con bombona de gas, gran depósito de agua, puertas correderas por ambos laterales, el colchón es confortable, nevera… no sé si mejor o peor que la otra porque cada una tiene sus peculiaridades, supongo que después de los días me podré decantar por alguna, aunque por cierto…la otra no tenía mosquitos espachurrados en el techo interior, desde no se sabe cuando, curiosa decoración, en fin.
Con esta estaremos 5 días y la devolveremos de nuevo en Queenstown y de ahí nos dispondremos a seguir con el itinerario de autobuses ya que aun nos quedan algunos trayectos. El siguiente destino será Dunedin, cuna universitaria de la isla Sur, recuerdo que una alemana que conocí en Paihia, en Bay of Islands, me sugirió visitar unos de sus museos que decía ser muy interesante, me lo apunto pues.
Ayer estuvimos en Te Anau, después de la comida, por cierto hicimos pasta con tomate, carne picada y cebolla que me supo el plato delicioso, una comida de las de dejarte después “pecho palomo” perdida, expresión que a Nines le hace gracia y a menudo, mientras zampamos me pregunta: hoy pecho palomo o qué? Es buena compañera de viaje: se organiza bien con la orientación y los mapas, decide rápido ante cambios repentinos o inesperados en los planes y no es tikis ni quisquilla, aunque para comer tenga buen apetito, es algo milindris para algunos alimentos y tengo que andar en plan amatxu para que coma más frutas o verduras, creo que ella misma se está sorprendiendo a si misma de lo que es capaz de comer. El resto del día lo pasamos entre bromas y vaciles entre nosotras y dirigidos a otros que nos vamos encontrando y que ellos mismos ignoran, hacemos planes, más risas…
En fin, quien nos lo iba a decir algunos meses atrás que de compañeras de trabajo de fin de semana pasaríamos a ser dos viajeras empedernidas con ganas locas de descubrir y gozar con nuevos horizontes. Esta será sin duda una etapa memorable en nuestras vidas y la recordaremos con una sonrisa.
Cambio de tercio, tema que me merodea desde hace días, en España la cosa anduvo revuelta con las elecciones, no se si se habra apaciguado, y no logro hacerme a la idea del ambiente que se estara respirando, tal vez hostil en menor o mayor medida que hace 4 años, pero sí que con la crisis y demás avatares político financieros, la ciudadanía responde, a mi juicio con razón, porque a nadie en el sistema le gusta que le mangoneen. Nosotras aquí estamos en una burbuja de cristal y nos enteramos de lo que pasa incluso en este país por lo que nos va contando la gente, no vemos ni la tele ni leemos los periódicos.
Incluso el terremoto de Lorca en Málaga nos lo comunicó un señor que conocimos en Rotorua, el que nos dejó sus piraguas y nos regaló frutos feijoas del árbol de su jardín, aunque a mi me lo habían contado aita y ama en una de las conversaciones vía Skype que tenemos de cuando en cuando, menos de las que me gustaría. Ciertamente, que feliz la vida del ignorante y el necio que no se entera de las desgracias del mundo y que vive el aquí y ahora de modo natural. Aquí lo que prima es el día a día y el como, nunca el por qué… por qué? Porque yo lo valgo! Me lo he ganado trabajando, para discursos políticos que empañan el cristal tengo toda una vida, y pueden esperar todos los mitings y spots publicitarios del mundo. Las unicas noticias que nos han llegado son que la cosa empezo con manifestaciones a cuenta de la negativa de los bancos para conceder creditos para las viviendas y sumandose a las elecciones, el pueblo se ha manifestado en mayor medida por otras razones que ya tenemos mas que aprendidas (que alguien me corrija si me equivoco o si estoy muy equivocada porfavooos!), por una parte, me gustaria estar alla aportando mi grano de arena a la lucha por unas mejores condiciones laborales y economicas que evidentemente tambien me afectan a mi, y soy la primera que ha sufrido migranas pensando en como sera su futuro en cuanto a la vivienda y su dificultad por tener una en propiedad y es, en cierto modo uno poco mi decision de viajar la que fue precedida a esta migranas "para pagar un piso aun me queda toda una vida" fue una de mis reflexiones, y hoy, ahora, no me arrepiento de mi decision, pero por otra parte, supongo que yo podria ser una de las muchas manifestantes que duerman como en estos dias en la plaza del Arriaga en Bilbao. No se, estoy pensando en el tema mas de lo que me gustaria, aunque eso no me resta seguir saboreando mis vivencias en esta parte del planeta, en fin, procurare estar mas informada y dividir mi tiempo en internet para saber mas del panorama, pero sigo pensando… que alegre la vida del ignorante…
Aquí, metidita dentro de mi saco a estas horas de la madrugada (gracias a mi hermano Sergio por su saco que es una gozada, zenkiu Gerbatiyo! te hecho de menos a ti y a tu sonrisa de canallita incansable por hacerme rabiar) pensé que lo había traído en balde con eso de ir de albergue en albergue, ya que en estos te proporcionan sabanas y edredones sin problema, pero nada de eso, aquí estoy metida cual gusano de seda en su crisálida, tan agustico.
Ayer, mientras recorríamos carreteruchas de esas que los Gps te suelen mandar campo a través, sin cobertura en el móvil y con la radio a pleno rendimento buscando emisoras rimbombantes, pensé en el Cd de música maorí que nos regaló el amigo Dylan en Taupo, Cd editado y elaborado por su familia, un gran honor, pensé, ahora está entre enseres de viaje en la parte de atrás de la furgo, en alguna maleta o mochila, pero, como en otras ocasiones, y a finde no quedarnos amodorradas con el rutinario paisaje que durante muchos kilómetros se hace homogéneo, nos pusimos a cantar, y me descubrí recordando letras de antiguas canciones en euskera, canciones de verbenas, otras de Joaquín Sabina, de cantautores que me entusiasmaban en mi adolescencia como Ismael Serrano y Javier Alvarez, Rosana, ella baila sola… y cuando se nos acabó el repertorio cantábamos a voz en grito estribillos de folclóricas del panorama, tambien Celtas Cortos, el sarri sarri, el kaixo kaixo zelan ondo de Urtz… buenos ratos al volante!
Ahora llueve más fuerte, y aquí, a orillas de un lago entre fiordos que desembocan en el mar de Tasmania, a pierna suelta sobre este colchón que resulta bastante cómodo, dentro de este caparazón de caracol que es nuestro hogar durante varios días y sin olvidar el saco calentito, voy a intentar quedarme dormida entre ronquidos de aquí mi ve cina de al lado y la lluvia txisporroteando osada en lo alto, solo me falta un mono con platillos de orquesta y una docena de cuervos con la sana intención de picotearme, si, que apacible murmullo de fondo, pero por suerte, ya llevo un rato largo escribiendo y Morfeo se está apoderando de mi, y tengo sueño, se me cierran los ojos.
Pensaré que la lluvia es una nana que me mece en el océano…
Poemas y ensoñaciones aparte, corto y cambio con una sabia frase que a menudo pienso… que viva la fotodepilación! Ale! a mimir! ZzzzZzzzZzz…


12:30 h.

Cargando la cámara de fotos y el móvil en un bar/ oficina de información he decir que tengo más ganas de nadar que nunca desde que llegue, echo tanto de menos hacer deporte a diario, la vida backpacker y la actividad física se limita a grandes pateadas, aunque hayamos subido montes, recorrido glaciares, andado en bici, kayak, etc, no es lo mismo que marcarse una rutina diaria de deporte como cuando estoy en Bilbo, y es algo que te pide el cuerpo cuando estás habituada a ello, pero bueno, también pienso que otras cosas aquí me compensan con creces, aunque de hoy no pasa, el siguiente pueblo que visitemos hemos decidido por unanimidad que ha de tener polideportivo.


15:45 h. Sunday 29 May 2011-05-31

Olor a mar… ganas de gritar de alegría, según avanzaba por la arena me iba dando cuenta de las ganas que tenía de estar en una playa, ésta en Invergargill, la punta extremo del país y con ello, de la isla sur, me ofrece un espectáculo que echaba de menos, he visto lagos alucinantes de aguas tranquilas y transparentes, montañas nevadas y sin nevar, glaciares, fiordos inmensos y cientos de cascadas de formas varias, de grandes ríos que viajan con fuerza por sus cauces y finitas que se precipitan el hilitos blancos de agua sobre la montaña oscura, muchas vistas de dejar con la boca abierta sin entender como nunca había podido imaginar que partes tan hermosas podían existir en el planeta, he disfrutado con cada una de ellas tanto… pero… ¿qué tiene el marque hace que de pronto te inunde una sensación como esta? Deseo ferviente de correr, de reír, de saltar y hacer piruetas con el sol ya bajando sobre el horizonte ganas de respirar3eeste inconfundible olor, la sal, la humedad, el iodo… no puedo estar mejor, con esto ya mi sonrisa se ve bien abierta, no se apaga.
Kilómetros y kilómetros de litoral con olitas, pequeñas pero seguidas, lo suficientemente considerables para que un par de tipos se deleite realizando txiribueltas aéreas haciendo kite surf y moldeando el viento con sus cometas, no lo he practicado nunca pero adivino una sensación poderosa de libertad, hago fotos, no me canso de fotografiarlo todo, todo es importante recordar una vez que pase el tiempo… mucha vida, pura vida.
Al llegar aquí hemos hecho la comida; arroz a la cubana con plátano frito y ensalada, solo ha faltado el huevo frito, pero bueno, así andamos, terminando lo que nos queda para hacer la compra cada tres días como poco y evitar que se echen a perder los alimentos, por ahora, va bien. Nos hemos sentado cual domingueras al ladito de una duna a cocinar, campingas, sillas, mesas, ingredientes… adoro esta vida nómada que me permite hacer cosas que no hago a menudo durante el resto del año, ser dueña de mi tiempo y que los minutos y la horas se conviertan en solo eso, tiempo que pasa y fluye a mi antojo, fundirme con cada amanecer y que cada atardecer sea como el primero de mi vida.
Ayer tras conducir de nuevo a Te Anau recorriendo por paisajes nevado de fiordos en Milford Sound, repostamos (temí con los pelos de punta quedarnos paradas en medio de algún recodo del camino a kilómetros de alguna gasolinera, me notaba la cara de pócker XD!) benditas gasolineras donde estarán cuando se las necesitan? Cuando tienes el depósito a rebosar son capaces de aparecer de tres en tres en menos de 400 metros, nosotras por nuestra parte, ya habíamos trazado un plan, si nos quedábamos tiradas, mientras una iba a por gasolina haciendo autostop, y si, se que suena mal pero aquí es algo tan usual y seguro, todo el mundo lo hace y como ya he comentado en otras ocasiones, he conocido a gente que se recorre todo el país de este modo, pues bien, mientras una ¡se dedicaba a eso, la otra iba cociendo la pasta para la comida, así de pitxis nos volvemos, la vida pirata es lo que tiene, improvisaciónnnnn jejejeje. Por suerte hubo plan b, que consistió en repostar a tiempo, uf….!
Tras 2 horas de carretera llegamos ya de noche a Invergargill y dijimos ¿hoy es sábado, no? Qué onda? Pues habrá que salir a bailonguear un rato, no? Daaaale! Dado el tipo de pueblos que hay aquí, te puedes encontrar con uno medio fantasma o, en otras ocasiones, uno con mucho transito de gente y, por suerte, ya iba tocando de los segundos, nos apetecía un poco de vidilla urbana también.
Nos arreglamos un poco y a cenar por la ciudad, copicheuela y directas al bar más animado que localizamos en la zona, y allá que estuvimos hasta las 5 entre salidas a la tienda de 24 horas que había al lado a picar algo, volviendo a entrar y hacer pasos de baile imposibles de entender, algún vinillo, bromas… noche agradable, si señor!
Este solete que me da aquí sentada en la arena me da energías y hoy, por fin me zambullirle en una piscina que he localizado preguntando en la oficina de información, yiiiiha! que más puedo pedir ya??
Ahora, con una cuchara a rebosar de algo parecido a la Nuttela en la boca, me siento llena de verano, a pesar de ser casi invierno aquí, pero esa chispa de verano endulza el día y me dice que estoy exprimiendo las estaciones de cada continente como nunca.
Suspiro, respiro… mar, viento, aire y arena… frescura…


21:00 h.

Mañana entregaremos el coche en Queenstown y salimos ahora para allá, si se nos hace pesado el trayecto, pues paramos a dormir en algún pueblillo que pille de paso, estoy relajada, he nadado 3750 metros en la piscina y luego nos hemos metido al jacuzzi calentito, después una rica ducha mezclada de aromas de champú de moras silvestres, mascarilla y crema hidratante.
En el jacuzzi han entrado dos chicas del equipo de natación sincronizada que había estado entrenando en una de las piscinas contiguas hacía un rato, llevaban unos bañadores preciosos y no he podido evitar preguntarlas donde los habían comprado a lo que me han respondido que lo hicieron por internet con todo el equipo, me han dicho la marca que era visible en ellos y me han comunicado que es una empresa australiana, Aquadiva, y son realmente originales, con dibujos de duendes, mariposas, y abstractos con trazos maoris.les he preguntado cuando tardaron en llegarles desde el pedido y dicen que como dos semanas, quizá me dé tiempo y podría preguntarles a mis amigos los que viven en Chrischurch si les importaría recibirlo allí, ya que no tengo sitio fijo a donde pedirlos, no creo que les importe, mañana me meteré en la web a ver que veo, que caprichosa soy a veces con algunas cosas, pero es que me resultaría simbólico poder nadar con un traje de baño adquirido aquí.
Ha pasado media hora desde la última vez que he escrito y he tenido que añadir lo grandiosas que son las estrellas en una noche como la de hoy, puntos brillantes muy unidos entre sí que plagan el cielo y anuncian que mañana será un bonito día soleado, recuerdo de repente la vez que nos perdimos bajando del monte Dum en Nelson y mire hacia arriba por casualidad, tengo esa imagen grabada… estrellas bien grandes que relucían en la noche igual que lo hacen hoy.


22:00 h.

La Nines conduce y esta emisora me tiene como loca porque no paran de sonar temazos de hoy a yare, en estos momentos suena Adelle con su tema “Rolling in the deep”, cada vez son más los temas que voy anotando en mi cuaderno para incluirlos en mi Cd que me recuerde a los mese vividos aquí, que, al igual que los olores transportan a sitios y épocas pasados, ocurre lo mismo con la música, así que, que así sea.
Hace un rato, hemos tenido una conversación de esas que empiezan no se sabe porqué, narrando aventuras divertidas y anécdotas ya vividas, y se va transformando en un diálogo de sentimientos más hondos, esos que se guardan dentro de uno, y que únicamente salen en momentos contados, cuando la atmósfera se presta a ello.
Me ha venido a la memoria como tantas otras veces mi abuela, antes de que se fuera no sabía que era posible acordarse de una persona casi todos los días y he llorado amarga pero dulcemente recordando cuanto la quería, cuanto la queríamos todos, todo lo que daba en vida y en el tremendo ejemplo a seguir que fue y que es aun hoy en día. Y como dice la cancion de Joaquin Sabina... "perdon por la tristeza" pero quien si no ella tenia que ser nombrada en mis letras en algun momento... quien si no ella.
He contado orgullosa sobre la familia tan sana que tengo, sin maldades, sin dobleces y peleas absurdas de esas que abundan en los pueblos y en las ciudades, he sonreído acordándome de mis primos y primas, de mis tíos, mi abuelo, con sus divertidas ocurrencias como cuando decía que él y mi abuela se conocieron por internet, que había salido del armario y muchas otras disparatadas historietas fruto de su imaginación, lo que veía por la tele y lo que había vivido, con su tremendo carisma y sentido del humor, que aunque ya algo mermado, sigue intacto, sobre todo en nuestros recuerdos, me vienen a la memoria tantas y tantas tardes en la casa, en la sala de estar con el calorcito del brasero debajo de las faldas de la mesa circular y todos apiñados sobre las sillas para disfrutar de ese calorcete, contándonos cosas, jugando o riéndonos de las primeras palabras de algún recién bebé llegado a la familia, mi abuela, riéndose y disfrutando de cuando hacíamos rabiar al abuelo, de sus peleas en broma, de cuando cocinaba en la cocina emanando esos olores tan ricos que solo las abuelas pueden producir, tantos recuerdos increíbles… podría ennumerar todos y cada uno de ellos sin dificultad, esas imágenes y sonidos están intactos en mi memoria, ya tan vivos que parece que fue ayer cuando nos sentábamos en el merendero del patio de la casa durante esos interminables y cálidos veranos debajo de las parras, rodeados de tiestos, gatos, juegos… los cumpleaños, mi madre cantando el cumpleaños feliz y desafinando mientras la familia reía de lo malamente que canta la Juani, JAJAJJAJAJAJ… ama sé que no te ofendes que tú misma sabes que no es lo tuyo y cantas a sabiendas que no quedará nadie a 25 kmtrs a la redonda que no se eche las manos a la cabeza al oírte entonar semejantes graznidos, mira que todo lo demás te sale de rechupete pero eso… lo lejos y sin embargo tan cerca que están todos ellos de mi.
A veces me doy cuenta de que tengo muchas razones para ser feliz, tantas…
Me ha gustado charlar con ella de cosas, creo que con el paso de los días nos hacemos más cómplices y eso supone una grata compañía con la que compartir vivencias.
Seguimos el trayecto, pero no sin antes parar para ir al baño.


23:00 h.

La emisora flaquea y mientras trata de encontrar algún canal anuncio que ha llegado la hora de ponerse a cantar y rebuscar en la memoria nuevas canciones con las que taladrarnos el oído la una a la otra, los “greatest hits” de hoy han sido:

- Tras la barra del bar. Platero y tú.
- Legalización. Skape.
- El roce de tu cuerpo. Platero y tú.
- Soldadito marinero: Fito y fitipaldis.
- More than words. Extreme.
- Cai. Niña Pastori.
- Imagine, Hesterday, hey Jude. The beatles
- Si tu no estás. Rosana.
- Lau teilatu.
- Color esperanza. Diego Torres.
- Maritxu nora zoaz.
- En el muelle de San Blas. Mana
- Noches de bohemia. Navajita plateá.
Acabo de recordar de repente cuando mi hermana y yo cantábamos la canción maría de la O con corografía y cara de pena incluída, como dos posesas y repartiéndonos las estrofas y algunas a dueto y he llegado a la conclusión de que todas las personas que voy recordando desde que llegue son las que realmente quiero y añoro; mis aitas, mis hermanos, todas mis amigas y amigos, mis compañeros de trabajo… ay Imanol, tengo tantas cosas que contarte, veras en los ratos libres que no tengamos cursillo, no voy a parar! Jajajaja prepárate!


13:00h. Thuesday 31 may 2011-05-31

Hemos llegado al hostel y después de caminar media hora cargadas de maletas, mochilas y bolsas con la comida que aun nos quedaba de los días de furgoneteo, por fin hemos llegado exhaustas y para nuestra sorpresa, en la recepción no había nadie, pero lo más gracioso es que había una pizarrita informando que si tenias reserva hecha, con apuntar tu nombre en el numero de habitación con el rotulador y coger la llave bastaba, bueno! De broma!.
La verdad que cada albergue tiene sus peculiaridades, no deja de sorprenderme cada vez que voy a uno distinto, cierto que la mayoría comparte cosas en común, pero cada uno proporciona su esencia, mas hogareña o más activa y fiestera. En nueva Zelanda hay dos cadenas digamos más grandes de alojamientos juveniles: los Youth Hostel (Yha) y los Backpackers Hostel (BBH) y, si te haces un carnet de cada uno de ellos disfrutas de descuentos a mi juicio poco perceptibles, y no sabría cual de las dos cadenas es mejor porque depende mucho de cada ciudad.
Haciendo memoria, voy a intentar recordar todos los que he estado, veamos….:
- Base Auckland, Peppertree Bay of Islands, Yha Rotorua, Cactus jacks Rotorua también, astro en taupo, Downtown y Nomads en Wellington, Picton lodge en picton, The custom house en nelson, Choice plaza en Auckland la segunda vez, The kiwi house en Chrischurch, Yha ed greymouth El base de Queenstown, las dos furgos, compañías; Jucy y Wicked… si no me olvido de ninguno esos son, en total 13 en dos meses! Y tengo claros ganadores en un ranking de tres en el pódium; el Peppertreee Paihia, el Custom House en Nelson y el Yha de Greymouth
He descubierto dos ordenadores en el piso de arriba junto a la salita de estar con pinta de acogedora , hay un mueble lleno de Dvds de películas, otra opción para después de cenar, y muchas de ellas no las he visto, well done!
Cambiando de tercio, por fin han llegado las postales que envié desde Auckland es mediados de Abril, hace una semana que la gente empezó a comunicarme que les habían llegado y les había hecho ilusión, pues a mi también! En total han tardado cosa de un mes, pensé que, a pesar de la distancia, llegarían antes, pero bueno.
En cuanto a libros… veamos, nos estamos leyendo a medias Nines y yo uno que ella trajo “la princesa de hielo” Camila …….. (no recuerdo muy bien el apellido), una escritora sueca que escribe novelas de intriga y que conjuga inteligentemente la trama, con las relaciones de los personajes y el hilo conductor en este caso, de asesinatos de manera que te atrapa la historia y a cada rato libre estoy deseando seguir leyéndolo, y como vamos casia la par, resulat divertido debatir con ella las diferentes versiones del argumento, la percepción de una y de otra, las posibles resoluciones de los crímenes, conjeturas…
Ayer por la tarde paseando por última vez por Queenstown, ese lugar que tanto me ha gustado, ví en una de sus bulliciosas calles una pequeña tiendita de libros de segunda mano de esas que parecen salidas de otra época, no pude resoistirme y entré y, aspirando ese olor a papel, madera e incienso, saboreé esas sensación de curiosidad que únicamente experimento cuando estoy rodeada de libros por todas partes, bien en una tienda o en una biblioteca, con el único deseo de dar con el ejemplar exacto que sea capaz de captar mi atención desde casi elprincipio de sus líneas, deseando devora a cada rato con la emoción del que sucederá, sé que mi amiga Ainhoa entenderá esta sensación a la perfección, gran devoradora de novelas y escritos de todo tipo y género, ese gusanillo es delicioso sentirlo, a que si, Paino? Libros… cada uno con su olor, los nuevos al pasar rápido las paginas sujetándolos por el canto con el dedo pulgar e índice, los viejos con ese tan característico… en esta tienda al entrar olia muy rico, después de mirar, deliberar y aclararme, después de varios vistazos he dicisado dos baldas contiguasrepleticas de novelas de Stephen King, aoh! Cielos! Recuerdo una sugerencia en emedio de una conversación con uno de los viajeros que me he ido encontarndo, Roberto, que viajaba con ootro chico que conoció en nz, Alberto y que casualmente también es de >Madrid aunque no se conocían de antes, un da noche, al terminar de vcenar, salimos a la calle porque querían echarse un cigarrito y allí coemnzamos a hablar de viajes, lugares donde habían estado, planes, sueños, de ahí pasamos al cine y de ahí a los libros, me viene a la memoria esa forma apasionada de hablar de su escritor favorito, Stephen King, y de la manera de ensalzar su modo de usar la diléctica, las metáforas, usar la imaginación de la que hace gala en su infinidad de obras, observaciones sobre su persona… esa noche le prometí que me leería su preferido “It” así que cuando me vi delante de semejante cantidad de libros suyos, no dudé en buscarlo, encontré varios de diferente editoriales y finalmente me decanté con el que menos ocupaba y pesaba, que, a este paso, entre libros y regalos voy a tener que facturar dos maletas mas a la vuelta. Ayer por la noche comencé a leerlo y la intriga m empieza a cosquillear, así que dividiré mi tiempo de lectura entre ese y el otro que tengo entre manos, aunque casi lo estoy acabando.
En seguida nos iremos a conocer esta nueva ciudad, Dunedin, ciudad universitaria, comeremos por ahí (tengo ganas de ir a un japonés) y mañana dedicaremos más tiempo para recorrer sus diversos recovecos y lugares de interés, estaremos aquí 3 días y, a pesar de ser una enorme ciudad, creo que no habrá inconveniente en verlo todo con tranquilidad.
A pesar de todo, mi mente está en nuestro siguiente destino, Kaiokura, donde se pueden divisar sin mucha dificultad ballenas, más concretamente rorcuales cachalotes, esto sí que hace que me hierva la sangre al imaginar a tremendos seres avanzando en el mismo mar en el que yo me encuentre emitiendo sus cantos y movimientos en las aguas…
Bueno pues, aquí me despido hasta el próximo capítulo, esta vez he tardado algo más en escribir debido a la vida en carretera y que no siempre me es posible conectarme a internet. Por cierto, no sé cuantas personas seguirán mi blog, capítulo a capítulo, y me pregunto si será fácil de leer o cansará o engancha o simplemente deja indiferente, sólo sé de alguno/as, a las que os agradezco vuestra dedicación y que saquéis un ratito de cuando en cuando para leer a esta muchacha locuela, a los de España, porque me decís que leyéndome parece que estoy ahí cerquita vuestro y podéis imaginar a cada momento lo que voy narrando y a los que, sorprendente y gratamente, me leen en NZ, compartiendo conmigo esta magnífica tierra y poniéndole rostro a los lugares de los que hablo con tanto, me alegro de corazón que os lleguen mis palabras.

Tuesday, 24 May 2011

Caminando entre glaciares...

7:29 h. Thursday 19 May 2011

Mis ojos se ven iluminados por los tonos grises y azulados que contrastan armoniosamente en el cielo con los tonos anaranjados que anuncian el ocaso… En este magnífico amanecer en el que nos disponemos a hacer un recorrido de cuatro horas a través de los Alpes meridionales de la isla Sur, cruzando las laderas de Canterbury, puedo estar agradecida por poseer lo que poseo: los ojos bien abiertos para disfrutar de las maravillas que la madre tierra ofrece constantemente y sin reparo.
Recuerdo  cuáles eran mis pensamientos antes de partir; mi mayor anhelo constaba en descubrir lugares en el mundo que fueran capaces de sorprenderme, como si mi sed de vivencias no se hubiese visto saciada hasta el momento y quisiera beber de ella hasta estar conforme, pues bien, misión cumplida, además de eso, como premio, voy encontrándome a mi misma a través de sensaciones nuevas o que creía olvidadas, pero aquí están, todas dentro de mí.
Estos días en Chrischurch han despertado en mi sentimientos de pena por la barbarie sucedida apenas 3 meses atrás, recuerdo la desolación respirada en sus calles la primera noche que llegamos, los carteles atados en las verjas de las calles cortadas recordando a las víctimas del segundo seísmo sucedido en Febrero, mis retinas aun guardan imágenes de las noticias de aquel entonces; la gente horrorizada corriendo por las calles, por esas mismas que he paseado yo sacando fotos a los edificios derruidos, con la latente sensación de estar faltando el respeto a las almas que estoy segura que aun rondan en sus hogares, entre los escombros y la desolación, entre el silencio de sus calles…
La etapa allí ha finalizado, no sin antes proporcionarme una tremenda alegría a modo de contraste como fue encontrarme con mis compañeros de Nelson, nos habíamos comunicado ya antes por internet, contándonos por donde nos movíamos y había envidado a uno de ellos la dirección del albergue donde nos hospedábamos, y allí se presentó Lionel ante mi sorpresa ese mismo día por la tarde, que bueno volver a verte, che! le dije… Nueva Zelanda; somos tus mocos y tu nuestro pañuelo! Fuimos a su albergue y allí estaba gran parte del resto, como una familia compartiendo sus vidas, ellos no me esperaban así que fui su sorpresa del día, estaban en la cocina haciendo la cena, me contaron las buenas nuevas; nuevos viajes, nuevos trabajos, su posterior búsqueda… que gente más cálida, pensé, me acordaré de ellos sin duda e incluso podría encontrármelos de aquí a que me vaya a Australia. Salí con una inevitable sonrisa en los labios y sintiendo una vez más como dice la canción de Extremo “con el corazón blandito, subiendo hacia lo más alto”.
De cuando en cuando, me da por recordar viajeros de ratos pasados y me pregunto si volveré a verlos hasta que volemos de nuevo, quien sabe… lo que si se es todo lo que estoy aprendiendo de esas personas tal y como esperaba, y me divierte escuchar sus experiencias y modos de narrarlas, además, creo que estoy desarrollando mi facultad para escuchar mejor a otros y eso me encanta.
El Tranz Alpino ha echado a andar y desde mi confortable asiento puedo observar un paisaje natural en el que se anuncia un despejado día de otoño, hermoso el otoño en esta parte del mundo.

10:50 h
El viaje en el tren está resultando muy bueno, a menudo m visitan exquisitos olores que provienen directamente de la cocina, que está en nuestro mismo vagón: queso, jamón, muffins de chocolate… Hemos hecho una parada en un condado llamado Arthur´s Pass y todos nos hemos lanzado como fieras a sacar fotos del lugar, entre montañas y ríos, al bajar he sentido una ola de inesperado aire frío que azotaba nuestras rostros, aire gélido de montaña, desde aquí veo los montes nevados, que delicia para los sentidos…
Nota de la autora: he decidido teñirme el pelo de morado cuando llegue a España, ahí queda eso!

Friday 20 May 2011
Si estuviera en Bilbao diría: por fin es viernes!! Pero como estoy aquí digo: to-to-to-toooma! ya es viernes! Ahora sé lo que sienten los jubiletas, que les da igual que sea un día que otro, con la diferencia que aquí los viernes son como todo el mundo: se sale de despiporre.
Hoy me he pasado la mañana paseando por Greymouth en busca de regalitos para la Nines, mañana sábado es su cumple y ya que lo pasa aquí tan lejos de sus familia y amigos, que menos que celebrarlo aquí con una gran celebración, finalmente le he comprado un kit de cremas y manicura y un collar con una de las piedras típicas de NZ, creo que ambos le gustaran, eso espero, si no, se pueden cambiar. Yo por mi parte no me he podido resistir y me he comprado unos pendientes, mi gran vicio confesable.
He mencionado cual se está convirtiendo en uno de mis grandes placeres aquí? Ahaaha… la duchita de las mañanas! Que feliz soy con tan poco! Pero es que me encanta sentir el agua templada caer por mi cuerpo mientras respiro y me relajo, a medida que me voy espabilando y el olor al gel de ducha inunda mis pituitarias… posteriormente me lavo los dientes, encremo e hidrato todo mi cuerpo, me peino cuidadosamente, admirando lo largo que tengo el pelo ya, me miro otra vez, y me siento un poco fea, sonrío, ya me siento un poco más guapa, eso es algo que no me había dado cuenta de lo mucho que les cambia el rostro a muchas personas cuando sonríen, mucho mejor así! Smile!
Ayer estuvimos en la oficina de turismo de aquí y sopesamos lo idea de volver a alquilar una furgo de nuevo, quedamos contentas de la experiencia anterior, pero tampoco descartamos reservar los viajes en autobús, como hice yo al principio, solo que ahora en vez de 10 cogeríamos de 5, para recorrer la isla sur, y me siento cada vez más cerca de conocer casi cada recodo del país, se que no es así, pero me gusta fantasear con esa idea.
Ayer me sorprendí cavilando lo extraño que creo que se me harán algunos aspectos cuando todo esto termine, despertarme cada día en el mismo sitio, la misma cama, las mismas paredes… y pensé lo sencillamente que cojo el sueño esté donde esté, cada día duermo un promedio de 9 horas a pierna suelta, la vuelta al cole, o más bien al trabajo, será dura, sin duda, pero no lo pensar más y seguiré exprimiendo cada momento de ocio y libertad.
Por cierto, casi se me olvida contar el fortuito incidente en cual, ayer después de recorrer el pueblo viendo escaparates (que es lo nuestro, decimos siempre entre bromas) seguimos caminando en busca de la piscina municipal y nos colamos en un polideportivo lleno de gallinas, patos y palomas ¡era una exposición de aves de corral!, vaya dos gallinejas que fuimos a parar allí, fue tan cómico!

  13:30 h. Saturday 21 may 2011.
Cumple de la Nines!! Esta mañana, mientras ella se ha ido a la biblioteca a hablar por Skype con su ama y su hermano, yo he remoloneado mi media horita de rigor en la cama templada hasta que he ido a desayunar, luego me he duchado y he rellenado la felicitación con bromas y dibujetes, la he colocado junto con los regalos sobre uno de los sofás de la salita de estar, esa que tiene olor a madera y a infusión, antes de que ella llegara, he estado conversando con un chico coreano la mar de salado llamado Sunny como el día de hoy, le he dicho: soleado. Como ya venía observando, a los orientales se les entiende genial en ingles, y por ello hemos mantenido una larga conversación y me ha parecido un tipo muy alegre. Hoy comeremos en el bus, mi primer bocata desde que llegué, de salchichón para ser más exactos, y me apetece un montón.
   Ya estamos en el autobús con destino al glaciar Fox y a decir verdad tengo bastante curiosidad por verlo, nunca he estado en un glaciar. El autobús ya parte y llegaremos a las 17:40 h., tiempo suficiente para arreglarnos, ponernos guapas con nuestras alhajas nuevas y a salir a disfrutar de una tremenda cena de cumple y a bailar como locas aunque seamos las únicas en todo el pueblo.
 
17:30 h.
   Quedan pocos kilómetros para llegar al el glaciar Fox y hace media hora pasamos por el de Franz Joseff, ascendemos entre grandiosos montes por una carretera plagada de sinuosas curvas, y la temperatura cada vez se nota más fresca, y más húmeda, mi pelo hace rato comenzó a ondularse. El paisaje me recuerda al de los Pirineos y a lo lejos se divisan los picos de las montañas nevadas. Nuevos paisajes esperan a estos dos ojos impacientes que pronto se verán recompensados.

  14:00 h. Sunday 22 May 2011.
   Acabamos de terminar de comer, y antes de ir a pasear por el pueblo y montes de alrededor, he tenido la necesidad urgente de narrar todo lo que he sentido durante la excursión de la mañana al glaciar; a las 8:30 h. hemos quedado en una cabaña cercana a nuestro colorido albergue un grupo de 11 personas sin contar a la guía y a nosotras: gente de Alemania, de Australia, de Bélgica, de Japón… Lucia, la guía que era de Argentina nos ha ido explicando curiosidades del glaciar y su formación con el paso del tiempo, la influencia de las montañas en él, la velocidad de avance… Hemos ido ascendiendo por un paso de rocas y atravesado varios riachuelos hasta llegar a el comienzo del glaciar, inmenso y serpenteado como una gran lengua agrietada y helada: hermoso. En un punto detreminado hemos parado para colocarnos los crampones y, tras recibir varias explicaciones de cómo caminar sobre el hielo, hemos comenzado con emoción a abrirnos paso entre las galerías de hielo que nos íbamos encontrando, ella con su pico iba machacando el hielo a su paso para facilitar el nuestro y evitar caídas que, a pesar de llevar los crampones podían sucederse fácilmente, también llevábamos palos terminados en punta de metal que nos servían de ayuda.
   Llegar hasta arriba y sentir el airecillo helado ha sido un placer riquísimo, respirar todo ese aire me ha hecho pensar una vez más… ojala se pudiera guardar el aire y respirarlo siempre que se quisiera…
   Una vez más la naturaleza nos ha dado la más valiosa de las lecciones: no hay fuerza humana que pueda con ella, su energía es muy poderosa, y como dice la canción de Ojos de Brujo: “Riqueza de verdad no tiene precio, ni se compra ni se vende”.

  22:27 h. Monday 23 may 2011.
   Queenstown se sale! Nada mas parar el autobús hemos decidido que dos días son pocos para disfrutarlo, asi que una vez que hemos encontrado el albergue hemos reservado un día más.
   La ruta desde el pueblo de Fox Glacier ha sido larga pero entretenida ya que el conductor del autobús nos ha ido parando en los sitios más significativos y con mejores vistas, y ha merecido la pena. Altísimas cascadas, lagos, playas… y mientras avanzabamos nos iba explicando los lugares que recorría, la verdad: hay bastante diferencia de paisajes entre el norte y la isla sur, y no puedo dejar de asombrarme ante cada nuevo espectáculo natural.
   Pero hablemos de esta ciudad: a mí me recuerda mucho al Pirineo: pueblos como Jaca, Astun y Formigal, lugar con muchos comercios y tiendas dedicadas a los deportes de nieve, tiendas con escaparates cuidadísimos, y gente joven por todas partes. Pueblo rodeado de montañas y con un hermoso y apacible lago en frente, mucho ambiente, vida a raudales: bares, restaurantes, tiendas de souvenirs y hasta un casino, establecimientos que ofrecen mil y una actividades de aventura, a cada cual más apetecible, como siempre… muchos estímulos.
   Mañana pasaremos el día fuera caminando y descubriendo nuevas vías verdes, he preguntado en la oficina de información turística y más o menos me hago una idea de lo que se puede visitar.
   Este lugar puede dar mucho de sí y estoy dispuesta a exprimirlo al máximo, buenas noches mundo ¡! Mañana más y mejor… siempre mejor.

07:00 h.  Tuesday 24 May 2011
Son las 7:00 de la mañana de este martes del mes de mayo y como cada noche desde que llegué, he tenido un sueño, pero esta vez me han despertado las innumerables sensaciones que este me ha producido: las noches de verano, mis playas, la gente que solo veo de año en año y con la que tanto me divierto, las fiestas de los pueblos de alrededor del mio, las chosnas, los conciertos, el sol, el mar… un año mis amigos y yo contamos 20 fiestas populares asistidas en total. Y lo diferente que va a ser este verano para mi, me perderé muchos momentos estelares de los de recordar una y otra vez pero me consuela saber que otros buenos e increíbles estoy viviendo aquí.  Porque no podremos dividirnos y vivir igual de intensas todas las vidas??? Yo estoy agustísimo dentro de mi cuerpo disfrutando como nunca esta vida nomada que llevo. Me pregunto si me resultara difícil acostumbrarme otra vez a el trabajo, los horarios, y me descubro obligándome no pensar en ello y saborear cada instante de mi aventura. Es entonces cuando mi mente fluye y puedo imaginarme en malasia, en talilandia, en Bali, e incluso en india. Esa terriblemente exótica Asia no se me va de la cabeza pero por el momento, que no es poco, a seguir disfrutando de la zona sur de la isla sur, que maravilloso saberme conocedora de que aun me queda tanto por descubrir… ahiiiiiiiiiiiiiii largo suspiro.

10:25.
A la mañana, tras descubrir que nos habían birlado parte del pan de molde con frutos secos y terminar de desayunar, ducha y demás ritual mañanero, nos hemos encaminado a subir uno de los montes de Queenstown, desde el cual se alza una vista espectacular de las dos bahías que la ciudad tiene, siguiendo un sendero en ocasiones con bastante pendiente, caminando entre muchos árboles; pinos, hayas, algún roble, acebos… hemos ido ascendiendo contemplando el lago entre los vegetación , y como no, sacando muchas fotos, inagotables paisajes que no pasan desapercibidos ante nuestros objetivos hambrientos de luz.
El funicular estaba a pleno rendimiento en el otro lado del monte y de él subían y bajaban sin parar decenas de cabinas con dos, tres o 4 pasajeros, la temperatura era la ideal para ascender una montaña, ni mucho sol, ni frio, ni lluvia.
Después de esto, hemos ido bajando txiri txiri y nos hemos ido a preparar la comida, hoy gran y merecido lujazo: salmón con cebollita frita y ensalada, el primer pesado en condiciones que como desde que llegué! Y que rico me ha sabido!
Justo después de comer, y tras tomar té con miel, cortesía del alojamiento, hemos ido a conocer bien el lago y los jardines circundantes a este, he descubierto arboles de madroños con sus rojos y apetitosos frutos en su punto máximo de maduración, mientras los comía pensaba hasta que punto esto compondría una dicharachera pirrilera en mis días posteriores, pero, dado a que no me suelo encontrar muchos madroños en mi vida, me he dicho: que me quiten lo bailao! Es que están tan buenos!
En fin, este pueblo es sin duda de los más bellos que me he encontrado hasta ahora aquí, cuando pienso que no me puede gustar unos más que el anterior, viene y me sorprende el siguiente.
Para despedirme en mi capítulo de hoy, denominaré a Nueva Zelanda como ese lugar en que los lagos parecen océanos… y los oceanos parecen tan infinitos que parece que el ultimo cachito de tierra que alcanzan tus ojos, es el ultimo que podras ver...