Tuesday, 24 May 2011

Caminando entre glaciares...

7:29 h. Thursday 19 May 2011

Mis ojos se ven iluminados por los tonos grises y azulados que contrastan armoniosamente en el cielo con los tonos anaranjados que anuncian el ocaso… En este magnífico amanecer en el que nos disponemos a hacer un recorrido de cuatro horas a través de los Alpes meridionales de la isla Sur, cruzando las laderas de Canterbury, puedo estar agradecida por poseer lo que poseo: los ojos bien abiertos para disfrutar de las maravillas que la madre tierra ofrece constantemente y sin reparo.
Recuerdo  cuáles eran mis pensamientos antes de partir; mi mayor anhelo constaba en descubrir lugares en el mundo que fueran capaces de sorprenderme, como si mi sed de vivencias no se hubiese visto saciada hasta el momento y quisiera beber de ella hasta estar conforme, pues bien, misión cumplida, además de eso, como premio, voy encontrándome a mi misma a través de sensaciones nuevas o que creía olvidadas, pero aquí están, todas dentro de mí.
Estos días en Chrischurch han despertado en mi sentimientos de pena por la barbarie sucedida apenas 3 meses atrás, recuerdo la desolación respirada en sus calles la primera noche que llegamos, los carteles atados en las verjas de las calles cortadas recordando a las víctimas del segundo seísmo sucedido en Febrero, mis retinas aun guardan imágenes de las noticias de aquel entonces; la gente horrorizada corriendo por las calles, por esas mismas que he paseado yo sacando fotos a los edificios derruidos, con la latente sensación de estar faltando el respeto a las almas que estoy segura que aun rondan en sus hogares, entre los escombros y la desolación, entre el silencio de sus calles…
La etapa allí ha finalizado, no sin antes proporcionarme una tremenda alegría a modo de contraste como fue encontrarme con mis compañeros de Nelson, nos habíamos comunicado ya antes por internet, contándonos por donde nos movíamos y había envidado a uno de ellos la dirección del albergue donde nos hospedábamos, y allí se presentó Lionel ante mi sorpresa ese mismo día por la tarde, que bueno volver a verte, che! le dije… Nueva Zelanda; somos tus mocos y tu nuestro pañuelo! Fuimos a su albergue y allí estaba gran parte del resto, como una familia compartiendo sus vidas, ellos no me esperaban así que fui su sorpresa del día, estaban en la cocina haciendo la cena, me contaron las buenas nuevas; nuevos viajes, nuevos trabajos, su posterior búsqueda… que gente más cálida, pensé, me acordaré de ellos sin duda e incluso podría encontrármelos de aquí a que me vaya a Australia. Salí con una inevitable sonrisa en los labios y sintiendo una vez más como dice la canción de Extremo “con el corazón blandito, subiendo hacia lo más alto”.
De cuando en cuando, me da por recordar viajeros de ratos pasados y me pregunto si volveré a verlos hasta que volemos de nuevo, quien sabe… lo que si se es todo lo que estoy aprendiendo de esas personas tal y como esperaba, y me divierte escuchar sus experiencias y modos de narrarlas, además, creo que estoy desarrollando mi facultad para escuchar mejor a otros y eso me encanta.
El Tranz Alpino ha echado a andar y desde mi confortable asiento puedo observar un paisaje natural en el que se anuncia un despejado día de otoño, hermoso el otoño en esta parte del mundo.

10:50 h
El viaje en el tren está resultando muy bueno, a menudo m visitan exquisitos olores que provienen directamente de la cocina, que está en nuestro mismo vagón: queso, jamón, muffins de chocolate… Hemos hecho una parada en un condado llamado Arthur´s Pass y todos nos hemos lanzado como fieras a sacar fotos del lugar, entre montañas y ríos, al bajar he sentido una ola de inesperado aire frío que azotaba nuestras rostros, aire gélido de montaña, desde aquí veo los montes nevados, que delicia para los sentidos…
Nota de la autora: he decidido teñirme el pelo de morado cuando llegue a España, ahí queda eso!

Friday 20 May 2011
Si estuviera en Bilbao diría: por fin es viernes!! Pero como estoy aquí digo: to-to-to-toooma! ya es viernes! Ahora sé lo que sienten los jubiletas, que les da igual que sea un día que otro, con la diferencia que aquí los viernes son como todo el mundo: se sale de despiporre.
Hoy me he pasado la mañana paseando por Greymouth en busca de regalitos para la Nines, mañana sábado es su cumple y ya que lo pasa aquí tan lejos de sus familia y amigos, que menos que celebrarlo aquí con una gran celebración, finalmente le he comprado un kit de cremas y manicura y un collar con una de las piedras típicas de NZ, creo que ambos le gustaran, eso espero, si no, se pueden cambiar. Yo por mi parte no me he podido resistir y me he comprado unos pendientes, mi gran vicio confesable.
He mencionado cual se está convirtiendo en uno de mis grandes placeres aquí? Ahaaha… la duchita de las mañanas! Que feliz soy con tan poco! Pero es que me encanta sentir el agua templada caer por mi cuerpo mientras respiro y me relajo, a medida que me voy espabilando y el olor al gel de ducha inunda mis pituitarias… posteriormente me lavo los dientes, encremo e hidrato todo mi cuerpo, me peino cuidadosamente, admirando lo largo que tengo el pelo ya, me miro otra vez, y me siento un poco fea, sonrío, ya me siento un poco más guapa, eso es algo que no me había dado cuenta de lo mucho que les cambia el rostro a muchas personas cuando sonríen, mucho mejor así! Smile!
Ayer estuvimos en la oficina de turismo de aquí y sopesamos lo idea de volver a alquilar una furgo de nuevo, quedamos contentas de la experiencia anterior, pero tampoco descartamos reservar los viajes en autobús, como hice yo al principio, solo que ahora en vez de 10 cogeríamos de 5, para recorrer la isla sur, y me siento cada vez más cerca de conocer casi cada recodo del país, se que no es así, pero me gusta fantasear con esa idea.
Ayer me sorprendí cavilando lo extraño que creo que se me harán algunos aspectos cuando todo esto termine, despertarme cada día en el mismo sitio, la misma cama, las mismas paredes… y pensé lo sencillamente que cojo el sueño esté donde esté, cada día duermo un promedio de 9 horas a pierna suelta, la vuelta al cole, o más bien al trabajo, será dura, sin duda, pero no lo pensar más y seguiré exprimiendo cada momento de ocio y libertad.
Por cierto, casi se me olvida contar el fortuito incidente en cual, ayer después de recorrer el pueblo viendo escaparates (que es lo nuestro, decimos siempre entre bromas) seguimos caminando en busca de la piscina municipal y nos colamos en un polideportivo lleno de gallinas, patos y palomas ¡era una exposición de aves de corral!, vaya dos gallinejas que fuimos a parar allí, fue tan cómico!

  13:30 h. Saturday 21 may 2011.
Cumple de la Nines!! Esta mañana, mientras ella se ha ido a la biblioteca a hablar por Skype con su ama y su hermano, yo he remoloneado mi media horita de rigor en la cama templada hasta que he ido a desayunar, luego me he duchado y he rellenado la felicitación con bromas y dibujetes, la he colocado junto con los regalos sobre uno de los sofás de la salita de estar, esa que tiene olor a madera y a infusión, antes de que ella llegara, he estado conversando con un chico coreano la mar de salado llamado Sunny como el día de hoy, le he dicho: soleado. Como ya venía observando, a los orientales se les entiende genial en ingles, y por ello hemos mantenido una larga conversación y me ha parecido un tipo muy alegre. Hoy comeremos en el bus, mi primer bocata desde que llegué, de salchichón para ser más exactos, y me apetece un montón.
   Ya estamos en el autobús con destino al glaciar Fox y a decir verdad tengo bastante curiosidad por verlo, nunca he estado en un glaciar. El autobús ya parte y llegaremos a las 17:40 h., tiempo suficiente para arreglarnos, ponernos guapas con nuestras alhajas nuevas y a salir a disfrutar de una tremenda cena de cumple y a bailar como locas aunque seamos las únicas en todo el pueblo.
 
17:30 h.
   Quedan pocos kilómetros para llegar al el glaciar Fox y hace media hora pasamos por el de Franz Joseff, ascendemos entre grandiosos montes por una carretera plagada de sinuosas curvas, y la temperatura cada vez se nota más fresca, y más húmeda, mi pelo hace rato comenzó a ondularse. El paisaje me recuerda al de los Pirineos y a lo lejos se divisan los picos de las montañas nevadas. Nuevos paisajes esperan a estos dos ojos impacientes que pronto se verán recompensados.

  14:00 h. Sunday 22 May 2011.
   Acabamos de terminar de comer, y antes de ir a pasear por el pueblo y montes de alrededor, he tenido la necesidad urgente de narrar todo lo que he sentido durante la excursión de la mañana al glaciar; a las 8:30 h. hemos quedado en una cabaña cercana a nuestro colorido albergue un grupo de 11 personas sin contar a la guía y a nosotras: gente de Alemania, de Australia, de Bélgica, de Japón… Lucia, la guía que era de Argentina nos ha ido explicando curiosidades del glaciar y su formación con el paso del tiempo, la influencia de las montañas en él, la velocidad de avance… Hemos ido ascendiendo por un paso de rocas y atravesado varios riachuelos hasta llegar a el comienzo del glaciar, inmenso y serpenteado como una gran lengua agrietada y helada: hermoso. En un punto detreminado hemos parado para colocarnos los crampones y, tras recibir varias explicaciones de cómo caminar sobre el hielo, hemos comenzado con emoción a abrirnos paso entre las galerías de hielo que nos íbamos encontrando, ella con su pico iba machacando el hielo a su paso para facilitar el nuestro y evitar caídas que, a pesar de llevar los crampones podían sucederse fácilmente, también llevábamos palos terminados en punta de metal que nos servían de ayuda.
   Llegar hasta arriba y sentir el airecillo helado ha sido un placer riquísimo, respirar todo ese aire me ha hecho pensar una vez más… ojala se pudiera guardar el aire y respirarlo siempre que se quisiera…
   Una vez más la naturaleza nos ha dado la más valiosa de las lecciones: no hay fuerza humana que pueda con ella, su energía es muy poderosa, y como dice la canción de Ojos de Brujo: “Riqueza de verdad no tiene precio, ni se compra ni se vende”.

  22:27 h. Monday 23 may 2011.
   Queenstown se sale! Nada mas parar el autobús hemos decidido que dos días son pocos para disfrutarlo, asi que una vez que hemos encontrado el albergue hemos reservado un día más.
   La ruta desde el pueblo de Fox Glacier ha sido larga pero entretenida ya que el conductor del autobús nos ha ido parando en los sitios más significativos y con mejores vistas, y ha merecido la pena. Altísimas cascadas, lagos, playas… y mientras avanzabamos nos iba explicando los lugares que recorría, la verdad: hay bastante diferencia de paisajes entre el norte y la isla sur, y no puedo dejar de asombrarme ante cada nuevo espectáculo natural.
   Pero hablemos de esta ciudad: a mí me recuerda mucho al Pirineo: pueblos como Jaca, Astun y Formigal, lugar con muchos comercios y tiendas dedicadas a los deportes de nieve, tiendas con escaparates cuidadísimos, y gente joven por todas partes. Pueblo rodeado de montañas y con un hermoso y apacible lago en frente, mucho ambiente, vida a raudales: bares, restaurantes, tiendas de souvenirs y hasta un casino, establecimientos que ofrecen mil y una actividades de aventura, a cada cual más apetecible, como siempre… muchos estímulos.
   Mañana pasaremos el día fuera caminando y descubriendo nuevas vías verdes, he preguntado en la oficina de información turística y más o menos me hago una idea de lo que se puede visitar.
   Este lugar puede dar mucho de sí y estoy dispuesta a exprimirlo al máximo, buenas noches mundo ¡! Mañana más y mejor… siempre mejor.

07:00 h.  Tuesday 24 May 2011
Son las 7:00 de la mañana de este martes del mes de mayo y como cada noche desde que llegué, he tenido un sueño, pero esta vez me han despertado las innumerables sensaciones que este me ha producido: las noches de verano, mis playas, la gente que solo veo de año en año y con la que tanto me divierto, las fiestas de los pueblos de alrededor del mio, las chosnas, los conciertos, el sol, el mar… un año mis amigos y yo contamos 20 fiestas populares asistidas en total. Y lo diferente que va a ser este verano para mi, me perderé muchos momentos estelares de los de recordar una y otra vez pero me consuela saber que otros buenos e increíbles estoy viviendo aquí.  Porque no podremos dividirnos y vivir igual de intensas todas las vidas??? Yo estoy agustísimo dentro de mi cuerpo disfrutando como nunca esta vida nomada que llevo. Me pregunto si me resultara difícil acostumbrarme otra vez a el trabajo, los horarios, y me descubro obligándome no pensar en ello y saborear cada instante de mi aventura. Es entonces cuando mi mente fluye y puedo imaginarme en malasia, en talilandia, en Bali, e incluso en india. Esa terriblemente exótica Asia no se me va de la cabeza pero por el momento, que no es poco, a seguir disfrutando de la zona sur de la isla sur, que maravilloso saberme conocedora de que aun me queda tanto por descubrir… ahiiiiiiiiiiiiiii largo suspiro.

10:25.
A la mañana, tras descubrir que nos habían birlado parte del pan de molde con frutos secos y terminar de desayunar, ducha y demás ritual mañanero, nos hemos encaminado a subir uno de los montes de Queenstown, desde el cual se alza una vista espectacular de las dos bahías que la ciudad tiene, siguiendo un sendero en ocasiones con bastante pendiente, caminando entre muchos árboles; pinos, hayas, algún roble, acebos… hemos ido ascendiendo contemplando el lago entre los vegetación , y como no, sacando muchas fotos, inagotables paisajes que no pasan desapercibidos ante nuestros objetivos hambrientos de luz.
El funicular estaba a pleno rendimiento en el otro lado del monte y de él subían y bajaban sin parar decenas de cabinas con dos, tres o 4 pasajeros, la temperatura era la ideal para ascender una montaña, ni mucho sol, ni frio, ni lluvia.
Después de esto, hemos ido bajando txiri txiri y nos hemos ido a preparar la comida, hoy gran y merecido lujazo: salmón con cebollita frita y ensalada, el primer pesado en condiciones que como desde que llegué! Y que rico me ha sabido!
Justo después de comer, y tras tomar té con miel, cortesía del alojamiento, hemos ido a conocer bien el lago y los jardines circundantes a este, he descubierto arboles de madroños con sus rojos y apetitosos frutos en su punto máximo de maduración, mientras los comía pensaba hasta que punto esto compondría una dicharachera pirrilera en mis días posteriores, pero, dado a que no me suelo encontrar muchos madroños en mi vida, me he dicho: que me quiten lo bailao! Es que están tan buenos!
En fin, este pueblo es sin duda de los más bellos que me he encontrado hasta ahora aquí, cuando pienso que no me puede gustar unos más que el anterior, viene y me sorprende el siguiente.
Para despedirme en mi capítulo de hoy, denominaré a Nueva Zelanda como ese lugar en que los lagos parecen océanos… y los oceanos parecen tan infinitos que parece que el ultimo cachito de tierra que alcanzan tus ojos, es el ultimo que podras ver...


Tuesday, 17 May 2011

Volando a la ciudad de los terremotos

13:00h. Wednesday 11 may 2011.

Vida en carretera!!  El lunes, tras coger los bartulos y montarnos con ellos en un autobús dirección el aeropuerto, esperamos dos largas horas hasta que el microbús que nos llevaba a la oficina de la empresa de alquiler de coches.
   Mientras estaba buscando los baños en el aeropuerto mientras la espera, sorprendentemente me encontré con una de las chicas que conocí en Nelson, que esta esperando a un amigo para ir a Tauranga, me hizo ilusión verla, y una vez mas corroboré la idea de que este país es mas concurrido de lo que en un principio nos parece a todos, me contó que tan solo uno de los chicos se había quedado en el albergue  y que los demás se habían disipado hacia diversos lugares: unos decidieron hacer autoestop otros se habían ido a el norte, me dijo que la etapa en Nelson había finalizado y eso, egoístamente, me reconforto y se esfumaron los remordimientos por haberme ido tan pronto.
   Ahora estamos en Tauranga durante estos días pasados hemos ido a museos (recomendados por una chica vasca de Azpeitia, que conocimos en la biblioteca de Auckland, caminado por nuevas  calles de la ciudad e incluso el ultimo día cambiamos de albergue por no quedar habitaciones libres en el nuestro, eso si, hiendo a yendo a disfrutar del desayuno gratis con uno de los vales que no había mostrado ni entregado en una de las ocasiones, nos sirvió a las dos para obsequiarnos con un buen desayuno.
   Anteayer fuimos a Coromandel, tras recorrer una serpenteada carretera que bordeaba una hermosa costa, aparcamos en el pueblacho mas conocido por sus playas de arena fina y blanca, me habían recomendado la de “New Chump” y ciertamente, se trata de una hermosa ensenada rodeada de islotes y montañas, y, al pasear por sus arenas vas descubriendo divertidas conchas en espiral que jamás me hubiese imaginado encontrar, sin poder sucumbir a la tentación y coger una o dos, llené mis zapatillas de muchas de ellas, se que una vez que terminen mis pasos en estas tierras el solo verlas me traerán buenos recuerdos.
   Una anécdota divertida fue tener que cruzar de lada a lado de la playa por un riachuelo de agua de mar que se había formado y cubría por encima de las rodillas, por lo que nos quitamos los pantalones y cruzamos dicho riachuelo ambas en tanga, muy apropiado diría yo, (jejeje) por suerte, las únicas que divisaron dicho espectáculo fueron las gaviotas y un hippie melenudo que a lo lejos recorría la orilla con su mochila y su guitarra a el hombro.
   Nota de la autora: me estoy apuntando nuevos retos o deseos para cuando me asiente en algún lugar, el primero consiste en aprender a tocar la guitarra Española, aprender a bailar salsa, leerme el libro de Stephe King “it” y convencer a mis amigas y amigos para que al menos una vez al mes jugar una pachanga a futbol, en Nelson descubrí que no era tan mala como pensaba y estoy como loco por desarrollar esas avilidades.
   Hoy es un día lluvioso, y ella, la lluvia ha sido la que me ha hecho amanecer a las 8:30 de la mañana sin mas propósito que salir de Whagamata a Tauranga, cada día conduce una de nosotras y para ser sincera, al principio se me hizo extraño conducir al revés de lo que estoy acostumbrada, y tomar las rotondas por la izquierda y el coche automático, y los intermitentes los dos a la izquierda, pero me he acostumbrado rápido y ya conduzco con mas naturalidad. Me encanta viajar en la furgo multicolor y el hecho de organizarnos en cuanto a el espacio la cocina, el grifo del agua, las mantas y almohadas… me recuerda a otra época cuando viajaba en verano de camping en camping. Nuestra alimentación consta de: ensaladas abundantes y refrescantes, queso, cebolla, patatas, huevos, pasta con tomate, carne picada, arroz con champiñones, fruta: plátanos, mandarinas, kiwis de dos clases, manzanas, nashis (mezcla de pera y manzana), feijoas, frutos secos, patas fritas de bolsa, galletas, cereales para desalluno… por suerte la furgo tiene nevera donde conservar los alimentos. Ah! Y también esta provista de dvd, cogí de la agencia 3 peliculas la de tiburón 2, una que es un calco de la película rec y otra que no me suena de nada, pero de las que había era la que mejor pinta tenía.
   Pasa asearnos aparcamos cada noche cerca de alguno de los numerosos baños públicos que hay en cada pueblo y esa en nuestra ducha lavabo, friegaplatos y allí nos lavamos los dientes, aunque alguna vez vamos a alguna piscina y después de hacer unos largos nos duchamos.
   Para dormir nos arreglamos bien ya que la cama es amplia y el edredón es gordito de tal manera que no pasamos frio, tengo decidido que el próximo vehículo que me compre sea una furgoneta, lo tengo claro.
   Y ahora, estamos gorroneando wi-fi en el Starbucks de Tauranga, hemos organizado el día de tal modo que cuando comamos, nos dirigiremos a unas piscinas a hacer unos buenos largos que tanto apetecen y tanto echo de menos esa sesión diaria de serotonina.

Thursday 12 may 2011.
   “La vida backpacker es la vida mejor!! Sin trabajar, sin estudiar coooooon la botella de ron” así por arte de magia, nos hemos despertado a orillas del mar, cuando llegamos a la noche lo único en lo que nos fijamos es que era un lugar apartado y que tenia baños cerca y ha sido increíble despertar y descubrir tan bonito paisaje: las aguas estaban tan calmadas que parecía un mar de asfalto. Tras desayunar tranquilamente me he depilado las cejas que ya iba tocando, y me estaba pareciendo mas a un puerco espin que a una distinguida dama, aunque a estas alturas del viaje los acicalamientos a menudo se van transformando en un lujo a un con esto, todavía no parezco una zarapastrosa y creo oler bien.
   Ayer en la piscina por fin me quite el mono de nadar, compartiendo calle con 5 personas mas, me arregle bien debido a ser mas anchas de lo normal, con lo que no nos molestábamos unos a otros. En dichas instalaciones había varias zonas y después de nadar nos dirigimos a una zona de agua mas caliente en la que había chorros a presión, cascadas y unas burbujitas con zona para apoyar la cabeza en las que fácilmente me hubiera quedado neke de lo agusto que se estaba. En total tres horas disfrutando de aquel sitio, luego nos fuimos a tomar un vino de un bar en el que estaban haciendo un juego de preguntas y respuestas, algo así como un trivial en el que había premio y se jugaba por mesas. El bar estaba llenísimo a si que nos quedamos en la barra un buen rato nuestro juego particular fue “el ahorcado”’ de toda la vida!

Saturday 14 may 2011.
  
Que de cosas por contar! He tenido que apuntarlas y enumerarlas para no dejarme ningún detalle importante.
   Empezaré pon un amiguete octogenario Tomy que hicimos anteayer durante el estacionamiento a orilla del lago Rotorua para disponernos a hacer la comida, un señor con aspecto de granjero salió de la cochera de su casa y tras los saludos iniciales, nos ofreció deliciosos frutos, feijoas, de un árbol de su jardín, traía los brazos y manos repletos, tras charlar un ratito mas y agradecerle encarecidamente su amabilidad nos ofreció sus dos kayaks para recorrer el lago, nos entusiasmo la idea a si que… manos a la obra, fue delicioso navegar por aquel lago en calma al son de los canticos de los cisnes negros, la paz formaba parte de cada momento, fotografie el puerto, los pajaros, las ondas que formaba el agua… tras un largo rato disfrutando del paisaje, regresamos a la casa de Tommy que así se llama el camarada, y allá estaba el aguardando nuestra llegada. Guardamos los kayaks y nos ofreció dormir con la furgo en su patio lo cual nos pareció estupenda idea y nos despedimos calurosamente de tan entrañable personaje kiwi y nos fuimos al mercado nocturno de la ciudad: alimentos, productos de artesanía, dulces y cremas.
   Como yo ya había estado allí en dos de los albergues, nos dirigimos a uno de ellos con la única finalidad de gorronear los ordenadores con internet gratis que uno de ellos ofrecia: descargar fotos mirar posibles rutas futuras, facebookear. En estos viajes considero que aprendes a echarle morro al asunto hasta el punto de colarte en un sitio así a sabiendas que es fácil pasar desapercibidas. Al día siguiente, el viernes, nos despertamos temprano para ir a un lugar no muy lejano, en el que habíamos contratado una visita a un templo Mahorí en el que, además de presenciar un emocionante espectáculo compuesto por canciones y bailes típicos, entre ellos el “haka”, conocido por realizarse también antes de cada partido de rugby por los “All blacks”, vimos heiseres y piscinas de lodos burbujeantes, la fabricación de las vestimentas típicas Mahoris, el tratado e la madera y su talla y por fin después de un mes y una semana pude ver en vivo y en directo el famoso kiwi detrás de unos cristales pero allí estaba en un entorno lúgubre ya que es un ave nocturna y dando graciosos pasas de un lugar a otro de su avitáculo. En ese lugar Te Puia la naturaleza era la protagonista principal y fui testigo una vez mas de lo vulnerables que somos ante su poder, con sus caprichos y sus formas y ese olor reinante mayormente a huevo podrido por el efecto del azufre reinante en sus tierras, fue emocionante sentir la calida humedad que emanaba sin cesar en forma de erupciones estrepitosas aquellos cráteres emergentes del lodo, pura vida, pensé. Al igual de emocionante escuchar las dulces y armoniosas voces de esos hombres y esas mujeres trasmitiéndonos con creces la riqueza de su cultura.
   A la tarde nos dispusimos a tirar millas por carretera con el fin de acortar camino al día siguiente con destino a las cuevas de Waitomo conocidas por sus espectaculares concavidades y muy visitadas también por la existencia en ellas de unos gusanos fluorescentes que cuelgan de las paredes formando cortinillas relucientes. Como nos confundimos de carretera, decidimos pasar la noche en Taupo, y como yo ya lo conocía y me dejo un grato recuerdo, me pareció estupenda idea. Como era viernes por la noche decidimos salir a los bares a bailar un rato, fuimos a un bar enorme con muy buena pinta que ofrecía música en vivo, un grupo que versionaba canciones todas conocidas que resultaron ser la mezcla pefecta para pasar un buen rato y charlar con la gente de la zona, al fin y al cabo en lo que respecta a la fiesta lo único que cambia es el tipo de música, porque las relaciones en los bares son similares, aunque he de decir que aquí se trata a todo el mundo con sumo respeto. Después de bailar desbocadamente al mas puro estilo verbena de barrio nos fuimos a la furgo a dormir, derrotadas después del día de emociones que habíamos tenido.
   Esta mañana, dos de los chicos que conocimos ayer nos han llamado para invitarnos a desayunar y luego hemos ido con uno de ellos a unos sitios secretos que solo conoce la gente de la zona; acantilados, ventosos y senderos mágicos que llevaban al rio Waikato, alas cascadas Huka tan espumosas. Ha sido una mañana muy agradable.
   Ahora Nines ha ido a recorrer el pueblo de tienda en tienda su subenirs en busca de la camiseta ideal y yo de mientras la espero aquí a orillas del lago y actualizando mi diario de viajera, después iremos a ver saltar en bungi (goming) a el rio, para que lo vea esta chiquilla, mañana no se que aremos pero hemos llegado a la conclusión de que no vale la pena planificar porque van saliendo planes alternativos muy interesantes y los iniciales suelen quedar en segundo plano o para mas adelante.
   El lunes volamos a Chrischurch isla sur que nuevas vivencias nos deparara esa ciudad?.
   To be continued.

Tuesday 17 may 2011.
  
Ya en Chrischurch, el vuelo desde Auckland sin mayor complicación que tirar la cebolla que nos sobro de la comida, yo como de costumbre temiendo que mi equipaje de mano sobrepasase las dimensiones y el peso establecido, pero tras un chequeo manual del peso de este, lo han dado por valido y por fin puedo entrar en el avión, para mi grata sorpresa y dado que el vuelo duraba únicamente una hora y veinte minutos nos obsequiaron con galletitas saladas, gominolas y café con leche, aun asi el trato que ofrece amirates, la compañía que me trajo hasta aquí, por el momento es inmejorable. Una de las azafatas me dijo que de donde era y lo guapas que le parecíamos, me hizo ilusión dado que no son palabras que se escuchen a menudo vengan de quien vengan.
   Llegamos a Chrisachurch y cogimos un autobús hacia el albergue que extraña sensación la de ir en un vehículo en el cual no conducimos nosotras y que penita abandonar nuestra furgo y volver a la vida del alberguista, aunque no descartamos volver a hacerlo pero esta vez por la isla sur.
   Nada mas dejar nuestros bartulos en la habitación asignada por un japonés con los ojos rojos debidos a que había bebido, fuimos a dar un paseo por el demacrado pueblo viztima de los dos pasados terremotos, uno en septiembre y el posterior en febrero y mis palabras se resumen en una: CATASTROFE, cientos de casas hechas trizas, carreteras cortadas y valladas, el centro del pueblo sin luz ni electricidad, carteles de dolor y recuerdo hacia las victimas… un escalofrío invade mi espalda la pena esta presente en la oscura noche, y a mi solo me apetece llorar, llorarles a todas las victimas y a sus familias y mostrarles mis condolencias y dolor, pero eso de nada sirve ya, hoy cogeremos la bicicleta después de hacer “la gran colada” del siglo y tender nuestra ropita a el sol que, a pesar de hacer viento fresco, hace un resplandeciente y luminoso solete en esta mañana de otoño.
   Llevo días dándome cuenta de lo agusto que estoy en esta nueva tierra, lo sencilla que me resulta la comunicación con el resto de la gente y lo feliz que me siento aquí, llevo ya mes y medio y cada vez me siento mas feliz de haber tomado esta decisión que es aprovechar uno de los regalos que otorga la vida:    VIAJAR

Saturday, 7 May 2011

Respirando el mundo...

 hOLA VIAJEROS!! YA ESTOY DE NUEVO AQUI!! SIENTO LA TARDANZA DE ESTE NUEVO CAPITULO, PERO ESPERO QUE OS ENTRETENGA SU LECTURA TANTO COMO A MI VIVIR LAS EXPERIENCIAS... AHI VA EL CAPITULO SIETE.....

15:00 h. Wednesday 27 April 2011-05-06

Terminal del puerto del ferry de Wellington, destino Picton, Isla Sur, mañana de esperas, tiempo lluvioso y 9º C, mirando al mar tan revuelto me da por añorar el verano y las temperaturas cálidas, mi cabeza no para de maquinar planes estivales: Amsterdam: me dejaste tan buen sabor de boca, Australia; todos me hablan tan bien de ti… y de pronto, un nuevo destino merodea mis pensamientos… Asia, con su envolvente exotismo, cierro los ojos y me imagino en tantos destinos e intento organizar mi tiempo hasta el fin de mi excedencia; 12 de diciembre de 2011, no quiero que pasen las horas, quiero estar libre el resto de mis días, si otros lo hacen, porque no yo? La sombra de la obligación y las responsabilidades anda siempre en el lado opuesto de los sueños y anhelos, otra vez la balanza no sabe en cual de los dos extremos situarse, por el momento… CARPE DIEM! Estoy cumpliendo un sueño perseguido hace mucho, me enorgullezco por ello y por querer aspirar siempre a más, afán de superación que no cesa. Por cierto… los acentos y las eñes han vuelto a mí, Gracias al ordenador de la Nines.
El ferry se retrasa, es hora de comer y me siento hambrienta, me quedan 2 manzanas, 2 mandarinas, una botella de leche sin empezar, cereales y mis inagotables aceite y vinagre, en la vida del mochilero la comida se hace tan importante que se empiezan a valorar cada paquete de arroz o cada pieza de fruta hasta límites insospechados.
Legaremos a Picton en 3 horas, día de transitos y esperas, y siento que tengo ganas de salir a bailar, arreglarme un poco, pintarme los labios y tomarme un kalimotxo o un vinillo delicioso, por cierto, el vino y la coca cola por aquí les parece una mezcla monstruosa, en cambio se bebe cerveza con gaseosa, mas imbebible y monstruosa aun.
El mar esta revuelto, desde la gran sala de espera se ven las olas chocar contra el muelle, mientras lo observo me da por pensar en que harán todas esas personas que he dejado atrás, dónde estarán, muchos de vuelta a sus países y otros, lo más curioso, es que me los cruzo en el sitio más alejado que los vi por primera vez, Nueva Zelanda es más concurrida de lo que parece y he llegado a la conclusión de que la mayoría visitamos los mismos sitios.
El Interislander se retrasa y me gustaría conocer Picton de día, pero m conformaré con su noche, mañana mi bus sale a Nelson a las 12:30 h. y planeo 3 días allí visitando playas y valles, opuesto a Wellington, una de cal y una de arena, asi ha de ser.

17:16 h. Wednesday

Las vistas desde el ferry son impresionantes, el balanceo que el fuerte oleaje le propina invita a dormir y la canción “entre dos aguas” de Paco de Lucía me relaja aun más. He pedido unas “fish and chips” en el buffet de a bordo y tengo modorra, sin embargo, quiero llegar a tierra, calculo que falta media hora.
He recorrido todo el ferry de punta a punta y en la cubierta el viento y la lluvia azota sin piedad y con furia, sin embargo, eso no me ha impedido disfrutar del paisaje.

21:00 h. Thursday 28 April, 2011-05-06

En la camita de mi nuevo hogar durante los próximos 3 días me dispongo a narrar los nuevos acontecimientos desde ayer.
El albergue de Picton resultó ser un auténtico desastre, las sábanas de la cama que el recepcionista me asignó olían a tremenda humedad así que ni corta ni perezosa, mientras me hacía la cena, las coloqué en la terraza en la cuerda con dos pincitas sobre la cuerda que había de puntoa  punta para que se orearan mientras yo cenaba.
Por suerte la cocina era amplia y, como llegué hambrienta, salía la calle en busca de un supermercado o similar con la palabra: VERDURAS escrita en mi mente, hacía días que no me alimentaba sano dado que las patatas fritas abundan últimamente en mi dieta, así que una vez mi organismo reclama: fruta y verdura.
A la mañana, tras desayunarme un barril de cereales con leche y miel salí con el caparazón a cuestas a buscar la estación de autobuses, mi bus salía hoy a las 12:15 h. pero por razones desconocidas ha tardado una hora más en encender motores, y ya por fin, me encuentro en Nelson, el albergue pilla algo alejado del centro pero a su vez muy cerca de la playa y tiene más cosas a favor: prestan bicicletas siempre que quieras, hay café con leche y tes siempre que se quiera, 2 ordenadores con internet gratis y lavandería disponible para los alberguistas las 24 horas, sin pagar los 4 dolares que se acostumbra, al principio, al llegar al país, ésas cosas no son determinantes a la hora de escoger alojamienton, pero a medida que pasan los días vas valorando esas comodidades y se convierten en razones de peso a la hora de escoger, pequeños detalles que marcan la diferencia. Y si, creo que puedo decir que aquí estaré como en casa, porque ya en la cena una chica se ha puesto a conversar conmigo, argentina, que conoció a otro chico alemán hace tres meses y desde entonces son compañeros de viaje inseparables, muy salados ambos, en cuanto te oyen hablar en lengua hispana, de inmediato se une a la conversación más gente, añoranza de la tierra supongo, acuden un chileno, un italiano, mas argentinos… creo que aquí haré grupito como en Paihia.
Me siento cansada, esta habitación no es muy grande y está todo manga con hombro, aun es pronto para dormir, bajaré un rato a la sala de estar en la que también hay billar y futbolín, y en un rato subiré al cuarto a descansar y coger fuerzas para mañana conocer muy bien la zona a lomos de una de las bicicletas.

Monday 2nd April  2011-05-06

Después de 4 días sin escribir ni media palabra en mi diario de viajera, ahora, con la serenidad que me proporciona mi nueva espera en la terminal del ferry, puedo mirar atrás y recapitular hechos sucedidos en los últimos días.
“Hogar dulce hogar” esa ha sido mi impresión desde el minuto 1 aquí. Días divertidos y excitantes.
El jueves ya en la cena observé los dos grandes pero revueltos grupos que allí se hallaban: los alemanes, ingleses ye irlandeses y por otra parte los argentinos, chilenos, uruguayos, italianos y yo, única chica española de los alrededores, aunque ciertamente me he sentido una más.
Es divertido conversar sobre dialectos y diversas formas de llamar a una misma cosa con palabras dispares, incluso se me han acabado pegando el acento sudamericano y adoptando palabras que ellos usan… gente latina: pueblo cálido.
Ese día, nada más desayunar y tras recibir varias sugerencias sobre mi posible itinerario a fin de conocer mejor la zona, cogí una de las bicis y un casco y comencé a pedalear con ganas de hacer una ruta aventurera en busca de sitios nuevos tan magníficos que no me pueda resistir a fotografiar.
En mi primer trayecto, bordeé todo el paseo de la playa hasta llegar a una especie de parque acuático/minigolf situado a las afueras, casi llegando a Richmond, pero luego decidí dar la vuelta para, tras recorrer la ciudad callejeando dirigirme a unas sendas que conducían a un mirador con gran significado por tratarse en su punto más alto, del centro geográfico de Nueva Zelanda, amarré la bici en un parque a las faldas y fuy subiendo, fue hermoso ir oteando la ciudad a medida que ascendía, con el mar resplandeciente al fondo y cubierto de destellos por el reflejo del sol, un día estupendo, por lo que me quede disfrutando de la vista por lo menos dos horas, tiempo durante el cual, transitaban a menudo varios visitantes como yo, mientras, las mariposas se posaban en mi mano con total osadía, divertidas mariposas.
   El sol brillaba en lo alto y decidí seguir pedaleando, viendo pequeños riachuelos, lagos y veredas mágicas repletas de energía.
   Cuando llegué a el albergue ya eran las 19:00 y, tras una larga ducha me preparé la cena: ensalada de col con zanahoria, aguacate, queso, tomatitos cherry y almendras y de segundo, tortilla de patata, que por cierto, triunfa la tortilla por acá!!, y ahora digo: que levante la mano a quien no le guste ese manjar de Dioses. (ni una sola mano, me temo…)
   Después de arreglarnos y hacer tiempo a base de cervezas en la inmensa sala de estar provista de sillones, mesa de billar (a la que llaman “pool”), futbolín, televisor… salimos a la calle dirección el centro para ir a los bares no hubo mucha diversidad musical pero la noche fue divertida, las chicas alemanas también son animadas y muy amigables (sobre todo cuando les da por empinar el codo, jejeje) pero la verdad, me reí mucho  esa noche, llegamos, comimos pizza y, tras cabecear largo rato frente al televisor viendo no sé muy bien que, me fui a la cama derrotada tras el agitado día y con las esperanzas de poderme levantar no muy tarde a la mañana siguiente para ir al mercado de los sábados de Nelson, pero me temo que una fotografía en un folleto sirvió como prueba suficiente de su existencia, pero a eso de las 15:30 fuimos el chico alemán, otros dops argentinos y yo a subir al monte Dun, y al llegar a la cima hicimos una bonita sesión fotográfica, con el atardecer de fondo, se nos hizo de noche bajando por medio del bosque y en varias ocasiones, tras escoger las sendas equivocadas, fuimos a parar a sitios por los que no habíamos pasado al subir, a pesar de todo fue divertido fantasear con que vendrían a comernos algunos animales salvajes, o asesinos en serie imaginarios, solo lamente no haber llevado mi linterna frontal. En el alberge nos esperaba una deliciosa cena a base de filetes milaneses, nos juntamos medio Hostel a la mesa y estuvo bien entretenido el banquete. Ese día no salimos a los bares porque el día siguiente, es decir, ayer domingo, fuimos a pasar el día a Nelson Lake, y a orilla de este jugamos a futbol (me sorprendía a mi misma después de años sin tocar el esférico), a algo parecido al voleyball, tocaron la guitarra y yo subida a lomos de una nevera de camping simulé tocar el cajón flamenco… cantamos canciones de Maná, de Elvis Crespo y de otros muchos que por alguna razón me sabía la letra, pero no el autor, fue un día agradable, cuando se puso el sol y empezó a refrescar, fuimos recogiendo las neveras y los bártulos y nos dirigimos a la casa tras un trayecto en coche de hora y media.
   Yo estaba algo larri porque me daba pena dejar esa cuadrillita tan y chistosa, allí hay muchos que llevan meses, y la mayoría tienen “working visa” (permiso de trabajo), que te permite estar en el país 12 meses y trabajar 6 de ellos, yo lo mire para España y solo había 200 plazas y en las primeras horas se agotaron todas, en cambio para otros países como Italia y Argentina salieron 1000 y también volaron en cuestión de horas. NZ: destino ansiado.
   En resumen en este lugar, al igual que en Paihia, en la bahía de las islas, me he sentido muy integrada y eso me da fuerzas para seguir disfrutando de mi viaje.
   Ahora mi destino es Wellington de nuevo, y desde allí me dirigiré a Auckland de vuelta después de 17 días ayer recibiré a la segunda trotamundos Nines en el aeropuerto, probablemente con alguna pancarta de bienvenida y ambas proseguiremos las andanzas por estas tierras.
   Es sur me espera, aun tengo dos meses más asi que no me importa retroceder en el camino, porque ahora lo reanudaré acompañada.

   18:23h Monday.
 
 Estoy alegre pese a mi preocupación inicial acerca de la existencia de una autobús nocturno con dirección a Rotorua, a mitad de camino, y con el temor de pasar una noche más en Wellington he conseguido observar uno que va directamente a Auckland que sale dentro de hora y pico, genial, y por otra parte se esfuma la idea de moverme haciendo autostop. Y sí, yo también pensé en un primer momento que era de majaras si quiera planteármelo, pero eso solo hasta ser consciente de que muchos viajeros y viajeras se recorren así todo el país, que es algo muy usual y que no entraña riesgo alguno, aunque cuando llegue Nines tampoco descarto la idea de que nos movamos así, a ver que opina ella, jejejeje.
   Me voy a comer un viaje en bus de 11 horas en total de las que, al menos la mitad pretendo sumergirme en el mundo de Morfeo, en el viaje en el ferri (mas lujoso por cierto, que el de ida) he conseguido dar 2 cabezaditas, después de que un italiano me comentase la posibilidad de que si me quedaba aquí, le llamara para tomar algo esta noche… eeeeeeeee…. Venga va, en este momento no hay cosica que mas pereza me dé, le he agradecido su invitación con la educación que me caracteriza (y la cortesía, el saber estar, el talante…) pero he objetado que salida por la noche a nuevo destino.
   Me pican las piernas y es que ayer en el lago fuimos pasto de millares de incordiosos mosquitos que inundaban la zona, me restregaría contra un cactus porelamordedios.
   Ahora, en la acogedora cafetería de la estación, voy a tomar un vaso de leche de colacao caliente y un muffing (una magdalena venida a más) de nueces, en mi mochila aun queda parte de la compra que hice en Nelson: huevos, brócoli, queso, ensalada y los inagotables sal y pimienta del Mc Donals y los eternos aceite y vinagre que me acompañan a todas partes, “nunca un aliño duró tanto”.
   He puesto a cargar el móvil en un enchufe de la cafetería y espero no abandonarlo aquí en un descuido, por ahora lo único que he perdido ha sido la parte de arriba de uno de los bikinis, el viajar sola te hace chequear a menudo lo que llevas, y, al no ser mucho, se convierte en una tarea no muy complicada, mañana me reencontraré con el resto de mis cosas y cierto es que tengo ganas de variar de vestuario y no hablemos de comprar ropa nueva, pero me he prometido no ser consumista y comprar únicamente lo estrictamente necesario.
   Voy en el bus y dentro de mi suena la canción de Bebe y Luis Pastor: “aguas abril flores en mayo” y me entran ganas de llorar de alegría.

2:30 AM.
 
 Parada a mitad de camino, ciertamente, el viaje, a pesar de ser largo y recorrer la isla Norte casi de punta a punta, no se me está haciendo pesado, varios asientos más adelante, un ser mitológico ronca y duerme como creo que nunca lo había hecho, como una bestia hibernando. El conductos mientras hacia el recuento antes de seguir me ha sorprendido escuchando a BONNIE TYLER en pleno “total eclipse of the heart” metiéndome en el papel en mi faceta más exagerada de estrella del pop, y que cara debía estar poniendo para que me preguntara si me encontraba bien, en fin… intentaré dormir un rato mas ya que solo queda 4 horas para llegar y me da por pensar en donde estarán donde están las postales que envié hace 16 días.

6:50 AM.

   Llegamos… hermoso amanecer, el primero que contemplo desde este lado del mundo.
 
22:00 H.  Wednesday 4 May 2011-05-07

   Hoy hace un mes que salí del Bilbao dirección Madrid para coger mi primer avión, he pasado todo un mes y parece que fue antes de ayer, mañana voy a el aeropuerto a recoger a Nines y tengo verdaderas ganas de compartir mi aventura con ella, la pobre estaba con los nervios a flor de piel, me hago cargo, aunque no pueda evitar situarme en la posición de la anfitriona, de la que ya lo ha vivido y está aquí para dar ánimos, para decir que todo va a ir sobre rudas y si no, a los hechos me remito, que aquí estoy yo sin dar palo al agua y disfrutando cada minuto de mis días de libertad intentando buscar el modo de no trabajar nunca más, pero siendo consciente de que todo esto no hubiera sido posible sin mi esfuerzo diario y los miles de malabares necesarios para compaginar mis dos trabajos, y he llegado a la conclusión que esta es mi recompensa: mi premio bien merecido.
   El día de hoy a transcurrido tranquilo he desayunado y he salido dirección Mission Bay, una buena caminata en la que he alternado varias rutas desconocidas he almorzado en la playa y vuelta a la ciudad, ¿he dicho que ayer desapareció  mi comida de una de las neveras de la concina? Hablando con un chico que ya conocía de la primera vez que estuve aquí me dijo que las que no están etiquetadas las retiran, ¡menuda gracia! Por suerte ayer hice nueva compro sobre todo mucha fruta.
   Me voy a dormir que mañana tras desayunar y ducharme cogeré el bus dirección “City of Sails” el aeropuerto de esta ciudad.
Good night genteee!!

21:45 h. Saturday 7 April 2011

Hoy por fin despues de nosecuantos días voy a publicar el octavo capítulo de mi blog, he de recalcar que he recibido amenazas de que si no seguía escribiéndolo mi vida correría peligro, la verdad que cuando comencá creí que sólo lo seguirían mis padres y poco más, pero veo que a la gente le gustan mis andanzas, por muy aburridas que me parezcan a mi a veces que alimentan ilusiones y que a muchas de las personas que las leen les dan ganas de viajar o de venirse para acá con nosotras, a una ya he copnvencido, todo sea que acabemos formando una comunidad vasca en tierras neozelandesas.
Desde que vino Nines antes de ayer hemos recorrido la ciudad conociendo lugares que hasta ahora no había visto, y mostrandole otros que he creído que le gustarían, y la verdad, no ha parado de hacer fotos a todo desde que llegó, me recuerda a mí cuando llegué, la emoción de las primeras semanas…
Ayer hicimos una caminata de varias horas de la que llegamos destrozadas al albergue, durante todo el paseo, vinimos cantando canciones que ambas nos sabíamos y la vuelta se hizo muy amena entre confesiones e historietas, quien nos lo iba a decir, que no? De compañeras de trabajo a compañeras de viajes! Antes de ir a buscarla, le confeccioné una pancarta con varios folios que pedí en la recepción que ahora luce orgullosa en nuestra habitación.
Hoy hemos ido a la biblioteca para reservar vuelo para Chrischurch, donde sucedió el fatídico terremoto en Septiembre y más tarde en Febrero, mucha gente por el camino me ha ido hablando de él, algunos lo vivieron en primera persona y otros desde otras ciudades de alrededor, pero todos coinciden en que fue un tremendo y que dejó una huella imborrable en la hermosa ciudad y en los tristes corazones de los neo zelandeses y sus visistantes, aun varias zonas siguen sin electricidad y la peor parte se la llevaron las incontables iglesias situadas en el casco histórico, una verdadera tragedia, así que el lunes que viene, el 16, haremos un vuelo de hora y 20 minutos para conocer la zona y ver de cerca lo que solo vimos en los telediarios.
Hoy hemos cenado por la cara en el bar Globe, que pertenece al albergue, ya que invitaban a pizza, que digo pizza!! Miles de tipos de pizza colocadas en línea en varias mesas en fila que han tardado en desaparecer cosa de un cuarto de hora, y aquí estamos, en la zona gossip, zona de ordenadores, nos daremos una duchita y saldremos a bailar a un bar recomendado donde ponen bachata, merengue, salsa… a divertirse puesss!!
Por cierto, esta noche pasada, a las 4 de la madrugada nos ha despertado a nosotras y a las alemanas de nuestra habitación la alarma de incendios, por dios! Que susto, al principio y entre sueños, pensé que era la alarma de móvil de una de ellas, pero, tras remolonear un instante en la cama, he saltado, me he puesto lo primero que he pillado y hemos sdalido a los pasillos donde multitudes del albergue se apiñaba por bajar por la escalera de incendios, a pesar del susto, ha sido divertido ver a la gente con cara de malas pulgas, otros con la legaña aun, todos en pijama o similares, más los que acababan de llegar de jarana, todos en la calle a esperar que vinieran los bomberos atómicos a apagar la alarma y a decirnos que algun había roto el pulsador de incendios de la segunda planta (algún borrachillo con ganas de incordiar) y por ello había saltado la alarma, hemos subido cada uno a nuestros aposentos cuando, al de una hora, ha vuelto a sonar ese ruido horripilante, menuda bromita!! Justo cuando estaba cogiendo el sueñó otra vez!! Esta vez la gente ya bajaba con sus mochilas y todo, incredibol!
Bueno, me despido con esta anécdota hasta el próximo capítulo, pasado mañana nos vamos a rumbo desconocido en una super caravana que hemos alquilado para los próximos 8 días, hasta que nos vayamos a Chrischurch en la isla Sur, tiene cama con sus sabanas u mantas, cocina… que ganas de andar a nuestro aire sin depender de horarios de buses ni nah! La vida pirata! Lo divertido será comprobar que no nos vamos al carril izquierdo como dos paquitas desorientadas!! Vaya cuadro!
Por cierto, hoy día 7 hago un mes exacto aquí!! Cumplemeses feliz!! Aun me quedan 2 más!!!
Un muxu enorme para todos y todas! Que sepáis que os estamos esperandoooo en esta parte del mundo!

La txiripitifláutica.