Monday, 6 June 2011

Melodias de piano... Ballenas y secretos del Pacifico...

Thursday 2 June 2011-06-05


Varias cosas que contar:

La primera es que las piscinas de por aquí son completísimas, con zona termal bastante más caliente que las piscinas de entrenos, con chorros a presión, piscina de olas… aparte de las de 25 mtrs. y las olímpicas, tiene también una de saltos con trampolín y otra para entrenos de waterpolo. Esta última a la que hemos ido, aquí en Dunedin, está muy bien distribuida, de tal modo que la zona de gimnasio y la de agua están unidas pero separadas por cristaleras, aprovechando así el espacio al máximo y ocupando todo ello una misma superficie rectangular y aprovechando así la calefacción de ambas. Nos lo hemos pasado pipa jugando en la inmensa piscina de olas encima de unas tablas de gomaespuma, y luego dejándonos llevar por la corriente formada por unos chorros a presión en un circuito de canales, como dos gamberras.
La segunda cosa importante a destacar es que he descubierto una pasión latente, un nuevo e interesante instrumento musical… el piano.
Este mediodía, cuando volvíamos de visitar el museo, en una de las aceras de la calle principal, las notas musicales de dicho instrumento, un piano antiquísimo de madera, han despertado mis sentidos y me he sentido inevitablemente atraída por su melodía. Sentado frente a él en un taburete alto de madera, se hallaba un muchacho de unos 26 años con alborotadas rastas rubias recogidas en un moñete, iba vestido con un jersey marrón y vaqueros y esto hacía que se mimetizara con el instrumento que acariciaba emitiendo maravillosas sintonías. Hemos charlado los tres un rato y me ha resultado ser de ese tipo de personas que transmiten esa luz que poca gente es capaz de transmitir y por ello, emitir.
Mathias Piano Man: gran tipo, gran pianista.
Hoy al pasar por esa calle nos lo hemos vuelto a encontrar y le hemos comprado un Cd, el mismo que suena mientras escribo estas líneas, es realmente delicioso oírle tocar su piano, podría estar horas escuchando y disfrutando de las canciones fruto de su invención, me dijo que aprendió a tocar el piano de oído, escuchando otras canciones, yo al principio fui reacia a creérmelo por parecerme inaudito pero no obstante… por qué no? Luego le di la razón al oírle sacar a oído una canción bellísima que una chica tocó en ese mismo piano y que únicamente sabía un cacho, no logro recordar donde oí y esa canción, pero la he grabado en el móvil y pienso conseguirla, tengo dos películas candidatas como su banda sonora.
Sus teclas en armonía con el aire entremezclando sabiamente ese conjunto de notas musicales todas ellas emitiendo, saliendo de ese viejo cofre de madera, me he enamorado locamente de su música.
Es increíble observar los rostros de las gente al pasar y verle tocar, un súbito pero suave cambio de semblante hace que los músculos de sus caras se relaje y sonría, muchos se paran, conversan con él en cuanto hace un descanso, otros le echan dinero en su cajita de madera donde exhibe también sus Cds, le hacen preguntas como donde aprendió a tocar así, dónde compró el piano, de qué año es... pero todos coincidimos al pensar en que es el instrumento más original visto en cualquier calle, de cualquier ciudad a lo largo de tantos países… ciertamente, un tipo con su habilidad hace que el día de las personas que se cruzan con él sea más agradable.
Charlamos con él largo rato y finalmente acordamos quedar para cenar e incluso tomar algo más tarde, también vendría otro compañero anfitrión durante sus días allí, dormía en su sofá, se habían conocido mediante una página web a la que hay que inscribirse previamente, Couch Surfing, que es algo así como surfear en sofás, esto consiste en una genial iniciativa para compartir y alojar a personas de todas partes del planeta en sus casas, empaparte de su cultura, de la de cada país, conocer gente variopinta con mucho que ofrecer y de la que aprender… la gente que me he ido encontrando que lo ha hecho está encantada, dicen que pasan de ser unos turistas más para convertirse en auténticos viajeros.
Ayer por la mañana en la sección marina del museo confirmé lo que ya sospechaba; las conchas que cogí el año pasado buceando en Meñakoz son “pauas” la concha más representativa de NZ, y la más comercializada. Grata coincidencia, el destino tal vez? Cuando vuelva me haré nuevos collares porque el que traje no sé donde está, tal vez se lo haya encontrado alguien, lo que jamás se podría imaginar es la procedencia de esa paua; las bravas aguas de mi Cantábrico. Aquí los collares, pendientes y pulseras son a menudo de Jade nephrita “piedra verde”, hueso o paua, son todos muy vendidos a pesar de que se precio no sea especialmente económico.

Podría calificar como símbolos representativos en este país como:
- Kiwi ave
- kiwi fruta
- helecho
- oveja
- concha paua
- piedra jade nephrita
- hueso
- lana de oveja merina
- expresiones como “kia ora” y “sweet as bro”


19:20 h. Friday 3 June 2011-06-05

Tarde hogareña, llevamos desde el martes aquí en Dunedin (4 días) y encuentro acogedor este lugar del que reconozco puse pegas nada más llegar, pero mi perspectiva cambió y es en parte por la gente tan interesante que me he cruzado aquí.
Quedan 10 minutos para que llegue mi turno en uno de los numerosos ordenadores de la biblioteca y, como no me he traído mi cuaderno de viaje, apunto mis pensamientos en mi móvil y más tarde los pasaré en el diario.
Por fin voy a hablar por Skype con mis aitas, ya les hecho la llamada perdida de rigor, previo mail para que se conecten, hace dos semanas que no conversamos y la verdad tengo ganas, muchas ganas, y como tengo al aita modernizado perdido, aparte de Skype, se ha abierto una cuenta de facebook con ayuda de mi hermana, por lo que ayer chateamos y me dijo que tiene buenas noticias que darme, lo cual suma emoción porque, como creo saber por dónde va el asunto, estoy deseosa por saber las buenas nuevas.
Durante el chateo, mi hermana le escribía también por el chat con la intención de entre las dos, volverle un poco majar, y lo consiguió, que perrerías te hacen tus hijas!!
Esta mañana hemos ido al jardín botánico, casi cada ciudad importante aquí tiene uno y son realmente bonitos, este en concreto, tiene un dulzón aroma a madreselva y depende donde te halles, a jazmín, de mis olores preferidos. Dentro de los invernaderos situados en la zona central del gran parque hace un calorcito muy agradable, dado a la época del año en la que nos encontramos aquí, otoño con la pronta llegada del invierno, empieza a refrescar y aun así mucha gente se empecina en ir descalzos, a mi me da frío solo de verlos!
Paseando entre la vegetación y el olor a humedad y flores recuerdo la noche de ayer, cuan divertida con el amigo pianista belga y su amigo alemán John, me dolía el estómago de reír, a cada cual más cómico charlamos de mil cosas, bromas, canciones por la calle al salir de los garitos… y hasta jugamos a un juego de mesa que consistía en acertar preguntas de supervivencia tipo: si te caes en un charco de arenas movedizas… que has de hacer para no hundirte? Es entonces cuando me acordé del programa de la Cuatro de “el último superviviente” y algunas de las preguntas que me hicieron las acerté gracias a eso, quien me lo iba a decir!!
Luego cada uno mostró sus habilidades más dispares y absurdas, yo aporte mi facilidad de poner los ojos en blanco y Mathias nos mostró como si se juntan dos palmas de las manos de dos personas diferentes y se desliza el índice y el pulgar de arriba abajo con la mano libre abarcando a los índices de ambos, se siente una extraña sensación de… yo la calificaría de cómo que no es tuyo el dedo que estás tocando, si tenéis alguien cerca hacedlo ahora!
Hoy es nuestro último día aquí, lo hemos alargado unos más porque aun quedaban algunos sitios por ver.


7:50 h. Saturday 4 June 2011

Los aromas que las panaderías desprenden a estas horas tempranas inundan mis pituitarias mientras arrastro mi maleta y demás equipaje por la calle George Street dirección la estación de autobuses, vamos un poco justas de tiempo así que a la carrera, qué mejor para terminar de despertarme, pero ello no impide despedirme con la mirada esas calles en las que tan buenos ratos he pasado en tan solo unos pocos días, pero la etapa aquí ha finalizado y otra nueva me espera en la costa este de la isla sur, mar pacífico. Próximo destino? Kaiokura, un mar y sus ballenas me espera, algo me dice que así es pero por otra parte… lograré divisar aunque sea de lejos esos magníficos mamíferos que tantas leyendas albergan? Algo me dice que así será…
Antes hemos de hacer la parad en Chrischurch, ciudad desolada por los temblores de tierra de meses atrás, solo yo sé lo que sentí la última vez al ver sus calles cortadas y sus cientos de edificios y carreteras hechas añicos, la infinita tristeza, como dice la canción de Manu Chao, que invadía cada letrero, folio o misiva cuyos destinatarios no eran otros que las víctimas, sus seres queridos. Varios de mis compañeros del Nelson viven allí, algunos de ellos han encontrado trabajo e incluso alguno consiste en retirar escombros y transportarlos, me pregunto si yo podría desempeñar dicho trabajo sin pensar a cada momento lo que allí se vivió, aunque supongo que a todo se acostumbra uno.
Pero bien, ya subidas en el bus que conducirá durante 5 horas, el conductor, un tipo peculiar donde los haya, regordete, uniformado con el traje de su compañía y como guinda un gorrito tipo playero en su redonda cabeza, no tiene si no más que una pinta graciosa, ya nos ha hecho recuentro, estamos todos, yo por mi parte m voy a echar un sueñecito en recompensa al tremendo madrugón, ayer me quedé sopa en el saloncito del albergue, como una bendita en el sofá con el libro semi cerrado entre las manos, que agustico con la manta y los cojines…


15:50 h.

Salimos ya para Kaiokura, al llegar, desde el bus he descubierto zonas de Chrischurch que no vi la vez anterior, “ciudad de jardines y prados” dicen de ella todas las guías de viaje y folletos, esa parte sigue intacta, y con esa misma me quedaré.
Al llegar, mucha gente esperaba en la acera al resto de viajeros. Sonriente, una niña rubia de largo cabello sostiene en su mano una hermosa flor amarilla y cuando una señora llega a la altura de ella y su madre, se la muestra y entrega mostrando todos sus diminutos pero encantadores dientes, como granitos de arroz.
Yo miro a mí alrededor, con las prisas apenas he desayunado y en nuestras bolsas no hay gran cosa debido a nuestra intención de intentar llevar el menor número de alimentos de un sitio a otro y comprar en cada lugar. Me siento hambrienta, lo único inmediatamente comestible son un nashi y una zanahoria, nos engañaran hasta llegar, eso espero! Cuando lleguemos nos daremos un merecido homenaje y, después, si vemos ambiente festivo y puesto que es sábado, saldremos a tomar una copichuela que otra y a bailar a algún bar.
Quedan 2 horas y 40 minutos para llegar, leeré un rato la novela que además ya no me queda mucho para terminar… quien será “el asesino de la princesa de hielo”? yo ya tengo mis sospechas.
Mirando por la ventana recuerdo al hombre piano, aparte del Cd que le compramos, grabé con mi móvil alguna melodía y a ratos la escucho y siento que no me canso.


18:00 h.

Son sólo las seis pero la luna reluce en o alto como un espagueti doblado, no creo recordar haber visto antes una luna tan finita. Quedan tan solo 40minutos para llegar, el atardecer ha sido, un día más, espectacular y aunque desde el autobús no se aprecia igual, he podido fotografiarlo, aunque espero poder ver más en los días venideros.


9:30 h. Sunday 5 June 2011-06-06

Hoy escribo desde mi cama, en este nuevo albergue que ayer cuando llegamos me pareció haber acertado con la elección, es un viejo caserón que deduzco habrá reformado para convertirlo en alojamiento, porque aun conserva la esencia que poseyó algún día, decidido en dos plantas, la principal que da a la calle tiene zona de recepción, una enorme sala de estar en tonos cálidos madera y rojos, mesa de billar, ordenadores, una tele enorme y muchas pelis apiladas en varias baldas a su lado, enormes ventanales, antiquísimas lámparas colgadas del techo… esta salón conecta con la cocina, que consiste en un pequeño laberinto inteligentemente distribuido con ese toque decorativo que solo se adquiere con el paso de los años y las dispares aportaciones de objetos de diversas índoles. Aparte de esto y un pasillo de pale en las paredes y una escalera con gruesas barandillas de madera lacada, el lugar posee un restaurante enorme pero no con aspecto de frío en el que nos hemos cenada tres pizzas deliciosas.
Las paredes de la parte superior estás decoradas con cuadros de fotos aviejas en blanco y negro, cuyo marco consiste básicamente en ramas de árboles livianamente pulidas pero sin barniz, le dan un aspecto de museo me atrevería a decir.
Y qué decir de nuestro dormitorio que, por suerte nos han metido en uno de dos camas cuando pagamos por uno de 6! más majos! Las paredes color rosita con una cenefa bien ancha a lo largo y a la altura del ombligo con rosas dibujadas con sus hojitas y todo (maravillosamente cursi!!) este es un bordado que creo recordar hizo furor en los años 70, hasta que llegaron los rombos y se apoderaran de todos los jerseys y calcetines de quien seguí las tendencias de la moda de aquel entonces (XD!!)
Ayer después de cenar dimos una vuelta por el pueblo con esa curiosidad que se experimenta el primer día y descubrimos no solo que el mar está muy cerca a tan solo unos metros de nuestra zona, también que hay un inmenso paseo por recorrer, sino que existen mil y un senderos secretos y callejuelas por explorar.
Después de caminar un rato entramos en un garito cercano al hotel, sin ir más lejos en la acera de enfrente.
Para mi sorpresa había montada una batería y demás instrumentos para el conciertillo que iba a empezar, todo ello en un leve escenario improvisado, genial! Música en vivo. El lugar era suficiente mente grande pero a lo largo y poco a poco fue llegando más gente hasta adquirir la pinta de un concierto en toda regla.
Los músicos comenzaron a tocar un estilo mezcla de reggae y rock y activé de pronto y comenzamos a bailar los allí presentes como indios alrededor del fuego, fue divertido!
Luego una chica en el baño me dijo que me parecía a una actriz de una serie neozelandesa que no conozco y yo aporté que me solían decir que me parecía a Nelly Furtado y a Courteney Cox (la actriz Mónica en la serie Friends), que era un honor porque ambas son muy guapas y que buscaría en internet la actriz que ella me había sugerido., con el ego por las nubes, volví al concierto.
Luego, dos borrachines que intentaban captar nuestra atención a base de chupitos y que se yo que más, nos hicieron una coreografía que me arrepiento de no haber grabado y subir a Youtube!
Tras muchas canciones y más bailes cruzamos la acera rendidas y tras descubrir nuevas estancias en el hostel, fuimos a la habitación a leer cada una su libro hasta que el sueño y las horas mal dormidas en el bus venció a la emoción de las paginas.


22:25 h.

Domingo tranquilo, no hago más que pensar en que mañana voy a ir a ver una colonia de focas, hay un largo paseo hasta donde están pero no me importa, las grandes caminatas suplen las horas de deporte y los metros en la piscina, al menos por ahora.
Aun estamos decidiendo si iremos a ver ballenas, el precio del viaje en barco es algo elevado pero por otra parte pienso en cuantas ocasiones en mi vida tendré la ocasión de ver ballenas a tan solo 50 metros de cerca y en su hábitat sin estar detrás de un cristal en un acuario gigante de algún zoológico? Me voy decantando por el SI.
Hoy he oído sorprendida como en una de las tiendas del pueblo una chica tenía puesto en su equipo de música una canción de “Ojos de brujo”, nada más entrar en la tienda he dado un respingo y la rumba ha invadido mis sentidos inesperada pero satisfactoriamente, he preguntado a la chica donde había conseguido el Cd y me ha mostrado una recopilación que compró en un festival en el que también se tocaba flamenco aquí en Nz, si ya lo digo yo, la buena música llega lejos…
Me he sentido muy cerca de mi hogar, al mismo tiempo que pensaba en la casualidad de entrar justo en esa tienda cuando sonaba esa canción de uno de mis grupos preferidos.
Más tarde, paseando por la playa, he mirado a lo lejos en el horizonte y lentamente y sin avisar, pequeñas lágrimas han recorrido mis mejillas al recordar, que tan solo queda un mes para partir y, hoy más que nunca he sentido que no me quiero ir, al menos no aun, pero acto seguido, he sonreído al imaginarme en nuevos lugares hasta que termine mi excedencia en el trabajo, tal vez la exótica Asia? Bali, Malasya, o tal vez Thailandia? Mañana comenzaré a trastear por internet a ver qué pasa, a ver qué me llama la atención, miraré vuelos a ver si me voy aclarando algo, pero el gusanillo por lo desconocido nunca me abandona, dulce sensación…



23:00 h. Tuesday 6 June 2011

Día completo! Por fin he podido cumplir mi sueño de ver ballenas en su hábitat! Qué sorpresas alberga el pacífico! No contento con eso, sus aguas nos han regalado el divertido espectáculo de un banco de delfines más juguetones que ni sé haciéndose los chulitos a base de piruetas y saltos en los que exhibían su hermoso cuerpo gris con anchas rayas blancas, si exagerar he podido llegar a contar hasta 45 de todos los tamaños, mi cámara sacaba chispas, hasta que he decidido disfrutar del show sin el objetivo de por medio, esto es vida! He pensado, por eso merece la pena cruzar medio mundo! Más tarde, y sin previo aviso, han asomado tímidamente dos enormes rorcuales, ballena cachalote, como nos ha especificado el guía. Ante nuestro asombro, asomaban de cuando en cuando el lomo resoplando por su orificio situado en él chorros de agua que se elevaba varios metros sobre ellas, A- LU- CI- NAN-TE. A pesar del leve mareo que había precedido a la visita de la amiga, he salido a la cubierta y el proa, junto con los demás, he contemplado durante un cuarto de hora al más grandioso y pesado de los mamíferos nadar en las aguas rodeado de pizpiretos delfines que parecían bromear e importunar divertidamente con el abuelo cachalote, desde entonces, he estado mirando las fotos una otra vez, hoy sin duda, no ha sido un día común. Como el plan de hoy ha sido fruto de un impulso, no hemos ido a ver la colonia de focas, así que nos quedaremos un día más en este sitio que tanto me está gustando, para recorrer el camino hasta ellas. Una vez más, la naturaleza aquí no me deja de sorprender! y que no pare!

1 comment:

  1. has visto ballenas???? q increible?????? q envidia!!!! sigue disfrutando!!!! muxus!

    ReplyDelete