Tuesday, 24 May 2011

Caminando entre glaciares...

7:29 h. Thursday 19 May 2011

Mis ojos se ven iluminados por los tonos grises y azulados que contrastan armoniosamente en el cielo con los tonos anaranjados que anuncian el ocaso… En este magnífico amanecer en el que nos disponemos a hacer un recorrido de cuatro horas a través de los Alpes meridionales de la isla Sur, cruzando las laderas de Canterbury, puedo estar agradecida por poseer lo que poseo: los ojos bien abiertos para disfrutar de las maravillas que la madre tierra ofrece constantemente y sin reparo.
Recuerdo  cuáles eran mis pensamientos antes de partir; mi mayor anhelo constaba en descubrir lugares en el mundo que fueran capaces de sorprenderme, como si mi sed de vivencias no se hubiese visto saciada hasta el momento y quisiera beber de ella hasta estar conforme, pues bien, misión cumplida, además de eso, como premio, voy encontrándome a mi misma a través de sensaciones nuevas o que creía olvidadas, pero aquí están, todas dentro de mí.
Estos días en Chrischurch han despertado en mi sentimientos de pena por la barbarie sucedida apenas 3 meses atrás, recuerdo la desolación respirada en sus calles la primera noche que llegamos, los carteles atados en las verjas de las calles cortadas recordando a las víctimas del segundo seísmo sucedido en Febrero, mis retinas aun guardan imágenes de las noticias de aquel entonces; la gente horrorizada corriendo por las calles, por esas mismas que he paseado yo sacando fotos a los edificios derruidos, con la latente sensación de estar faltando el respeto a las almas que estoy segura que aun rondan en sus hogares, entre los escombros y la desolación, entre el silencio de sus calles…
La etapa allí ha finalizado, no sin antes proporcionarme una tremenda alegría a modo de contraste como fue encontrarme con mis compañeros de Nelson, nos habíamos comunicado ya antes por internet, contándonos por donde nos movíamos y había envidado a uno de ellos la dirección del albergue donde nos hospedábamos, y allí se presentó Lionel ante mi sorpresa ese mismo día por la tarde, que bueno volver a verte, che! le dije… Nueva Zelanda; somos tus mocos y tu nuestro pañuelo! Fuimos a su albergue y allí estaba gran parte del resto, como una familia compartiendo sus vidas, ellos no me esperaban así que fui su sorpresa del día, estaban en la cocina haciendo la cena, me contaron las buenas nuevas; nuevos viajes, nuevos trabajos, su posterior búsqueda… que gente más cálida, pensé, me acordaré de ellos sin duda e incluso podría encontrármelos de aquí a que me vaya a Australia. Salí con una inevitable sonrisa en los labios y sintiendo una vez más como dice la canción de Extremo “con el corazón blandito, subiendo hacia lo más alto”.
De cuando en cuando, me da por recordar viajeros de ratos pasados y me pregunto si volveré a verlos hasta que volemos de nuevo, quien sabe… lo que si se es todo lo que estoy aprendiendo de esas personas tal y como esperaba, y me divierte escuchar sus experiencias y modos de narrarlas, además, creo que estoy desarrollando mi facultad para escuchar mejor a otros y eso me encanta.
El Tranz Alpino ha echado a andar y desde mi confortable asiento puedo observar un paisaje natural en el que se anuncia un despejado día de otoño, hermoso el otoño en esta parte del mundo.

10:50 h
El viaje en el tren está resultando muy bueno, a menudo m visitan exquisitos olores que provienen directamente de la cocina, que está en nuestro mismo vagón: queso, jamón, muffins de chocolate… Hemos hecho una parada en un condado llamado Arthur´s Pass y todos nos hemos lanzado como fieras a sacar fotos del lugar, entre montañas y ríos, al bajar he sentido una ola de inesperado aire frío que azotaba nuestras rostros, aire gélido de montaña, desde aquí veo los montes nevados, que delicia para los sentidos…
Nota de la autora: he decidido teñirme el pelo de morado cuando llegue a España, ahí queda eso!

Friday 20 May 2011
Si estuviera en Bilbao diría: por fin es viernes!! Pero como estoy aquí digo: to-to-to-toooma! ya es viernes! Ahora sé lo que sienten los jubiletas, que les da igual que sea un día que otro, con la diferencia que aquí los viernes son como todo el mundo: se sale de despiporre.
Hoy me he pasado la mañana paseando por Greymouth en busca de regalitos para la Nines, mañana sábado es su cumple y ya que lo pasa aquí tan lejos de sus familia y amigos, que menos que celebrarlo aquí con una gran celebración, finalmente le he comprado un kit de cremas y manicura y un collar con una de las piedras típicas de NZ, creo que ambos le gustaran, eso espero, si no, se pueden cambiar. Yo por mi parte no me he podido resistir y me he comprado unos pendientes, mi gran vicio confesable.
He mencionado cual se está convirtiendo en uno de mis grandes placeres aquí? Ahaaha… la duchita de las mañanas! Que feliz soy con tan poco! Pero es que me encanta sentir el agua templada caer por mi cuerpo mientras respiro y me relajo, a medida que me voy espabilando y el olor al gel de ducha inunda mis pituitarias… posteriormente me lavo los dientes, encremo e hidrato todo mi cuerpo, me peino cuidadosamente, admirando lo largo que tengo el pelo ya, me miro otra vez, y me siento un poco fea, sonrío, ya me siento un poco más guapa, eso es algo que no me había dado cuenta de lo mucho que les cambia el rostro a muchas personas cuando sonríen, mucho mejor así! Smile!
Ayer estuvimos en la oficina de turismo de aquí y sopesamos lo idea de volver a alquilar una furgo de nuevo, quedamos contentas de la experiencia anterior, pero tampoco descartamos reservar los viajes en autobús, como hice yo al principio, solo que ahora en vez de 10 cogeríamos de 5, para recorrer la isla sur, y me siento cada vez más cerca de conocer casi cada recodo del país, se que no es así, pero me gusta fantasear con esa idea.
Ayer me sorprendí cavilando lo extraño que creo que se me harán algunos aspectos cuando todo esto termine, despertarme cada día en el mismo sitio, la misma cama, las mismas paredes… y pensé lo sencillamente que cojo el sueño esté donde esté, cada día duermo un promedio de 9 horas a pierna suelta, la vuelta al cole, o más bien al trabajo, será dura, sin duda, pero no lo pensar más y seguiré exprimiendo cada momento de ocio y libertad.
Por cierto, casi se me olvida contar el fortuito incidente en cual, ayer después de recorrer el pueblo viendo escaparates (que es lo nuestro, decimos siempre entre bromas) seguimos caminando en busca de la piscina municipal y nos colamos en un polideportivo lleno de gallinas, patos y palomas ¡era una exposición de aves de corral!, vaya dos gallinejas que fuimos a parar allí, fue tan cómico!

  13:30 h. Saturday 21 may 2011.
Cumple de la Nines!! Esta mañana, mientras ella se ha ido a la biblioteca a hablar por Skype con su ama y su hermano, yo he remoloneado mi media horita de rigor en la cama templada hasta que he ido a desayunar, luego me he duchado y he rellenado la felicitación con bromas y dibujetes, la he colocado junto con los regalos sobre uno de los sofás de la salita de estar, esa que tiene olor a madera y a infusión, antes de que ella llegara, he estado conversando con un chico coreano la mar de salado llamado Sunny como el día de hoy, le he dicho: soleado. Como ya venía observando, a los orientales se les entiende genial en ingles, y por ello hemos mantenido una larga conversación y me ha parecido un tipo muy alegre. Hoy comeremos en el bus, mi primer bocata desde que llegué, de salchichón para ser más exactos, y me apetece un montón.
   Ya estamos en el autobús con destino al glaciar Fox y a decir verdad tengo bastante curiosidad por verlo, nunca he estado en un glaciar. El autobús ya parte y llegaremos a las 17:40 h., tiempo suficiente para arreglarnos, ponernos guapas con nuestras alhajas nuevas y a salir a disfrutar de una tremenda cena de cumple y a bailar como locas aunque seamos las únicas en todo el pueblo.
 
17:30 h.
   Quedan pocos kilómetros para llegar al el glaciar Fox y hace media hora pasamos por el de Franz Joseff, ascendemos entre grandiosos montes por una carretera plagada de sinuosas curvas, y la temperatura cada vez se nota más fresca, y más húmeda, mi pelo hace rato comenzó a ondularse. El paisaje me recuerda al de los Pirineos y a lo lejos se divisan los picos de las montañas nevadas. Nuevos paisajes esperan a estos dos ojos impacientes que pronto se verán recompensados.

  14:00 h. Sunday 22 May 2011.
   Acabamos de terminar de comer, y antes de ir a pasear por el pueblo y montes de alrededor, he tenido la necesidad urgente de narrar todo lo que he sentido durante la excursión de la mañana al glaciar; a las 8:30 h. hemos quedado en una cabaña cercana a nuestro colorido albergue un grupo de 11 personas sin contar a la guía y a nosotras: gente de Alemania, de Australia, de Bélgica, de Japón… Lucia, la guía que era de Argentina nos ha ido explicando curiosidades del glaciar y su formación con el paso del tiempo, la influencia de las montañas en él, la velocidad de avance… Hemos ido ascendiendo por un paso de rocas y atravesado varios riachuelos hasta llegar a el comienzo del glaciar, inmenso y serpenteado como una gran lengua agrietada y helada: hermoso. En un punto detreminado hemos parado para colocarnos los crampones y, tras recibir varias explicaciones de cómo caminar sobre el hielo, hemos comenzado con emoción a abrirnos paso entre las galerías de hielo que nos íbamos encontrando, ella con su pico iba machacando el hielo a su paso para facilitar el nuestro y evitar caídas que, a pesar de llevar los crampones podían sucederse fácilmente, también llevábamos palos terminados en punta de metal que nos servían de ayuda.
   Llegar hasta arriba y sentir el airecillo helado ha sido un placer riquísimo, respirar todo ese aire me ha hecho pensar una vez más… ojala se pudiera guardar el aire y respirarlo siempre que se quisiera…
   Una vez más la naturaleza nos ha dado la más valiosa de las lecciones: no hay fuerza humana que pueda con ella, su energía es muy poderosa, y como dice la canción de Ojos de Brujo: “Riqueza de verdad no tiene precio, ni se compra ni se vende”.

  22:27 h. Monday 23 may 2011.
   Queenstown se sale! Nada mas parar el autobús hemos decidido que dos días son pocos para disfrutarlo, asi que una vez que hemos encontrado el albergue hemos reservado un día más.
   La ruta desde el pueblo de Fox Glacier ha sido larga pero entretenida ya que el conductor del autobús nos ha ido parando en los sitios más significativos y con mejores vistas, y ha merecido la pena. Altísimas cascadas, lagos, playas… y mientras avanzabamos nos iba explicando los lugares que recorría, la verdad: hay bastante diferencia de paisajes entre el norte y la isla sur, y no puedo dejar de asombrarme ante cada nuevo espectáculo natural.
   Pero hablemos de esta ciudad: a mí me recuerda mucho al Pirineo: pueblos como Jaca, Astun y Formigal, lugar con muchos comercios y tiendas dedicadas a los deportes de nieve, tiendas con escaparates cuidadísimos, y gente joven por todas partes. Pueblo rodeado de montañas y con un hermoso y apacible lago en frente, mucho ambiente, vida a raudales: bares, restaurantes, tiendas de souvenirs y hasta un casino, establecimientos que ofrecen mil y una actividades de aventura, a cada cual más apetecible, como siempre… muchos estímulos.
   Mañana pasaremos el día fuera caminando y descubriendo nuevas vías verdes, he preguntado en la oficina de información turística y más o menos me hago una idea de lo que se puede visitar.
   Este lugar puede dar mucho de sí y estoy dispuesta a exprimirlo al máximo, buenas noches mundo ¡! Mañana más y mejor… siempre mejor.

07:00 h.  Tuesday 24 May 2011
Son las 7:00 de la mañana de este martes del mes de mayo y como cada noche desde que llegué, he tenido un sueño, pero esta vez me han despertado las innumerables sensaciones que este me ha producido: las noches de verano, mis playas, la gente que solo veo de año en año y con la que tanto me divierto, las fiestas de los pueblos de alrededor del mio, las chosnas, los conciertos, el sol, el mar… un año mis amigos y yo contamos 20 fiestas populares asistidas en total. Y lo diferente que va a ser este verano para mi, me perderé muchos momentos estelares de los de recordar una y otra vez pero me consuela saber que otros buenos e increíbles estoy viviendo aquí.  Porque no podremos dividirnos y vivir igual de intensas todas las vidas??? Yo estoy agustísimo dentro de mi cuerpo disfrutando como nunca esta vida nomada que llevo. Me pregunto si me resultara difícil acostumbrarme otra vez a el trabajo, los horarios, y me descubro obligándome no pensar en ello y saborear cada instante de mi aventura. Es entonces cuando mi mente fluye y puedo imaginarme en malasia, en talilandia, en Bali, e incluso en india. Esa terriblemente exótica Asia no se me va de la cabeza pero por el momento, que no es poco, a seguir disfrutando de la zona sur de la isla sur, que maravilloso saberme conocedora de que aun me queda tanto por descubrir… ahiiiiiiiiiiiiiii largo suspiro.

10:25.
A la mañana, tras descubrir que nos habían birlado parte del pan de molde con frutos secos y terminar de desayunar, ducha y demás ritual mañanero, nos hemos encaminado a subir uno de los montes de Queenstown, desde el cual se alza una vista espectacular de las dos bahías que la ciudad tiene, siguiendo un sendero en ocasiones con bastante pendiente, caminando entre muchos árboles; pinos, hayas, algún roble, acebos… hemos ido ascendiendo contemplando el lago entre los vegetación , y como no, sacando muchas fotos, inagotables paisajes que no pasan desapercibidos ante nuestros objetivos hambrientos de luz.
El funicular estaba a pleno rendimiento en el otro lado del monte y de él subían y bajaban sin parar decenas de cabinas con dos, tres o 4 pasajeros, la temperatura era la ideal para ascender una montaña, ni mucho sol, ni frio, ni lluvia.
Después de esto, hemos ido bajando txiri txiri y nos hemos ido a preparar la comida, hoy gran y merecido lujazo: salmón con cebollita frita y ensalada, el primer pesado en condiciones que como desde que llegué! Y que rico me ha sabido!
Justo después de comer, y tras tomar té con miel, cortesía del alojamiento, hemos ido a conocer bien el lago y los jardines circundantes a este, he descubierto arboles de madroños con sus rojos y apetitosos frutos en su punto máximo de maduración, mientras los comía pensaba hasta que punto esto compondría una dicharachera pirrilera en mis días posteriores, pero, dado a que no me suelo encontrar muchos madroños en mi vida, me he dicho: que me quiten lo bailao! Es que están tan buenos!
En fin, este pueblo es sin duda de los más bellos que me he encontrado hasta ahora aquí, cuando pienso que no me puede gustar unos más que el anterior, viene y me sorprende el siguiente.
Para despedirme en mi capítulo de hoy, denominaré a Nueva Zelanda como ese lugar en que los lagos parecen océanos… y los oceanos parecen tan infinitos que parece que el ultimo cachito de tierra que alcanzan tus ojos, es el ultimo que podras ver...


2 comments:

  1. Guapa!!! uan vez ha sido increible leerte!!!!! te vas a teñir el pelo de morado???? no pienses en lo q te vas a perder ( lo podras disfrutar otro año!) y piensa en lo q te queda por vivir!!! te echo de menos!!!!! muxus muy gordos!!!!

    ReplyDelete
  2. mi parrapa! si maja de morado lo tengo decidido!! me encanta saber que disfrutas con mis vivencias, en el siguiente blog sales tu... ayns, se me ha escapao! era una sorpresa! jejejej muchos besos cuchita!!

    ReplyDelete