Tuesday, 17 May 2011

Volando a la ciudad de los terremotos

13:00h. Wednesday 11 may 2011.

Vida en carretera!!  El lunes, tras coger los bartulos y montarnos con ellos en un autobús dirección el aeropuerto, esperamos dos largas horas hasta que el microbús que nos llevaba a la oficina de la empresa de alquiler de coches.
   Mientras estaba buscando los baños en el aeropuerto mientras la espera, sorprendentemente me encontré con una de las chicas que conocí en Nelson, que esta esperando a un amigo para ir a Tauranga, me hizo ilusión verla, y una vez mas corroboré la idea de que este país es mas concurrido de lo que en un principio nos parece a todos, me contó que tan solo uno de los chicos se había quedado en el albergue  y que los demás se habían disipado hacia diversos lugares: unos decidieron hacer autoestop otros se habían ido a el norte, me dijo que la etapa en Nelson había finalizado y eso, egoístamente, me reconforto y se esfumaron los remordimientos por haberme ido tan pronto.
   Ahora estamos en Tauranga durante estos días pasados hemos ido a museos (recomendados por una chica vasca de Azpeitia, que conocimos en la biblioteca de Auckland, caminado por nuevas  calles de la ciudad e incluso el ultimo día cambiamos de albergue por no quedar habitaciones libres en el nuestro, eso si, hiendo a yendo a disfrutar del desayuno gratis con uno de los vales que no había mostrado ni entregado en una de las ocasiones, nos sirvió a las dos para obsequiarnos con un buen desayuno.
   Anteayer fuimos a Coromandel, tras recorrer una serpenteada carretera que bordeaba una hermosa costa, aparcamos en el pueblacho mas conocido por sus playas de arena fina y blanca, me habían recomendado la de “New Chump” y ciertamente, se trata de una hermosa ensenada rodeada de islotes y montañas, y, al pasear por sus arenas vas descubriendo divertidas conchas en espiral que jamás me hubiese imaginado encontrar, sin poder sucumbir a la tentación y coger una o dos, llené mis zapatillas de muchas de ellas, se que una vez que terminen mis pasos en estas tierras el solo verlas me traerán buenos recuerdos.
   Una anécdota divertida fue tener que cruzar de lada a lado de la playa por un riachuelo de agua de mar que se había formado y cubría por encima de las rodillas, por lo que nos quitamos los pantalones y cruzamos dicho riachuelo ambas en tanga, muy apropiado diría yo, (jejeje) por suerte, las únicas que divisaron dicho espectáculo fueron las gaviotas y un hippie melenudo que a lo lejos recorría la orilla con su mochila y su guitarra a el hombro.
   Nota de la autora: me estoy apuntando nuevos retos o deseos para cuando me asiente en algún lugar, el primero consiste en aprender a tocar la guitarra Española, aprender a bailar salsa, leerme el libro de Stephe King “it” y convencer a mis amigas y amigos para que al menos una vez al mes jugar una pachanga a futbol, en Nelson descubrí que no era tan mala como pensaba y estoy como loco por desarrollar esas avilidades.
   Hoy es un día lluvioso, y ella, la lluvia ha sido la que me ha hecho amanecer a las 8:30 de la mañana sin mas propósito que salir de Whagamata a Tauranga, cada día conduce una de nosotras y para ser sincera, al principio se me hizo extraño conducir al revés de lo que estoy acostumbrada, y tomar las rotondas por la izquierda y el coche automático, y los intermitentes los dos a la izquierda, pero me he acostumbrado rápido y ya conduzco con mas naturalidad. Me encanta viajar en la furgo multicolor y el hecho de organizarnos en cuanto a el espacio la cocina, el grifo del agua, las mantas y almohadas… me recuerda a otra época cuando viajaba en verano de camping en camping. Nuestra alimentación consta de: ensaladas abundantes y refrescantes, queso, cebolla, patatas, huevos, pasta con tomate, carne picada, arroz con champiñones, fruta: plátanos, mandarinas, kiwis de dos clases, manzanas, nashis (mezcla de pera y manzana), feijoas, frutos secos, patas fritas de bolsa, galletas, cereales para desalluno… por suerte la furgo tiene nevera donde conservar los alimentos. Ah! Y también esta provista de dvd, cogí de la agencia 3 peliculas la de tiburón 2, una que es un calco de la película rec y otra que no me suena de nada, pero de las que había era la que mejor pinta tenía.
   Pasa asearnos aparcamos cada noche cerca de alguno de los numerosos baños públicos que hay en cada pueblo y esa en nuestra ducha lavabo, friegaplatos y allí nos lavamos los dientes, aunque alguna vez vamos a alguna piscina y después de hacer unos largos nos duchamos.
   Para dormir nos arreglamos bien ya que la cama es amplia y el edredón es gordito de tal manera que no pasamos frio, tengo decidido que el próximo vehículo que me compre sea una furgoneta, lo tengo claro.
   Y ahora, estamos gorroneando wi-fi en el Starbucks de Tauranga, hemos organizado el día de tal modo que cuando comamos, nos dirigiremos a unas piscinas a hacer unos buenos largos que tanto apetecen y tanto echo de menos esa sesión diaria de serotonina.

Thursday 12 may 2011.
   “La vida backpacker es la vida mejor!! Sin trabajar, sin estudiar coooooon la botella de ron” así por arte de magia, nos hemos despertado a orillas del mar, cuando llegamos a la noche lo único en lo que nos fijamos es que era un lugar apartado y que tenia baños cerca y ha sido increíble despertar y descubrir tan bonito paisaje: las aguas estaban tan calmadas que parecía un mar de asfalto. Tras desayunar tranquilamente me he depilado las cejas que ya iba tocando, y me estaba pareciendo mas a un puerco espin que a una distinguida dama, aunque a estas alturas del viaje los acicalamientos a menudo se van transformando en un lujo a un con esto, todavía no parezco una zarapastrosa y creo oler bien.
   Ayer en la piscina por fin me quite el mono de nadar, compartiendo calle con 5 personas mas, me arregle bien debido a ser mas anchas de lo normal, con lo que no nos molestábamos unos a otros. En dichas instalaciones había varias zonas y después de nadar nos dirigimos a una zona de agua mas caliente en la que había chorros a presión, cascadas y unas burbujitas con zona para apoyar la cabeza en las que fácilmente me hubiera quedado neke de lo agusto que se estaba. En total tres horas disfrutando de aquel sitio, luego nos fuimos a tomar un vino de un bar en el que estaban haciendo un juego de preguntas y respuestas, algo así como un trivial en el que había premio y se jugaba por mesas. El bar estaba llenísimo a si que nos quedamos en la barra un buen rato nuestro juego particular fue “el ahorcado”’ de toda la vida!

Saturday 14 may 2011.
  
Que de cosas por contar! He tenido que apuntarlas y enumerarlas para no dejarme ningún detalle importante.
   Empezaré pon un amiguete octogenario Tomy que hicimos anteayer durante el estacionamiento a orilla del lago Rotorua para disponernos a hacer la comida, un señor con aspecto de granjero salió de la cochera de su casa y tras los saludos iniciales, nos ofreció deliciosos frutos, feijoas, de un árbol de su jardín, traía los brazos y manos repletos, tras charlar un ratito mas y agradecerle encarecidamente su amabilidad nos ofreció sus dos kayaks para recorrer el lago, nos entusiasmo la idea a si que… manos a la obra, fue delicioso navegar por aquel lago en calma al son de los canticos de los cisnes negros, la paz formaba parte de cada momento, fotografie el puerto, los pajaros, las ondas que formaba el agua… tras un largo rato disfrutando del paisaje, regresamos a la casa de Tommy que así se llama el camarada, y allá estaba el aguardando nuestra llegada. Guardamos los kayaks y nos ofreció dormir con la furgo en su patio lo cual nos pareció estupenda idea y nos despedimos calurosamente de tan entrañable personaje kiwi y nos fuimos al mercado nocturno de la ciudad: alimentos, productos de artesanía, dulces y cremas.
   Como yo ya había estado allí en dos de los albergues, nos dirigimos a uno de ellos con la única finalidad de gorronear los ordenadores con internet gratis que uno de ellos ofrecia: descargar fotos mirar posibles rutas futuras, facebookear. En estos viajes considero que aprendes a echarle morro al asunto hasta el punto de colarte en un sitio así a sabiendas que es fácil pasar desapercibidas. Al día siguiente, el viernes, nos despertamos temprano para ir a un lugar no muy lejano, en el que habíamos contratado una visita a un templo Mahorí en el que, además de presenciar un emocionante espectáculo compuesto por canciones y bailes típicos, entre ellos el “haka”, conocido por realizarse también antes de cada partido de rugby por los “All blacks”, vimos heiseres y piscinas de lodos burbujeantes, la fabricación de las vestimentas típicas Mahoris, el tratado e la madera y su talla y por fin después de un mes y una semana pude ver en vivo y en directo el famoso kiwi detrás de unos cristales pero allí estaba en un entorno lúgubre ya que es un ave nocturna y dando graciosos pasas de un lugar a otro de su avitáculo. En ese lugar Te Puia la naturaleza era la protagonista principal y fui testigo una vez mas de lo vulnerables que somos ante su poder, con sus caprichos y sus formas y ese olor reinante mayormente a huevo podrido por el efecto del azufre reinante en sus tierras, fue emocionante sentir la calida humedad que emanaba sin cesar en forma de erupciones estrepitosas aquellos cráteres emergentes del lodo, pura vida, pensé. Al igual de emocionante escuchar las dulces y armoniosas voces de esos hombres y esas mujeres trasmitiéndonos con creces la riqueza de su cultura.
   A la tarde nos dispusimos a tirar millas por carretera con el fin de acortar camino al día siguiente con destino a las cuevas de Waitomo conocidas por sus espectaculares concavidades y muy visitadas también por la existencia en ellas de unos gusanos fluorescentes que cuelgan de las paredes formando cortinillas relucientes. Como nos confundimos de carretera, decidimos pasar la noche en Taupo, y como yo ya lo conocía y me dejo un grato recuerdo, me pareció estupenda idea. Como era viernes por la noche decidimos salir a los bares a bailar un rato, fuimos a un bar enorme con muy buena pinta que ofrecía música en vivo, un grupo que versionaba canciones todas conocidas que resultaron ser la mezcla pefecta para pasar un buen rato y charlar con la gente de la zona, al fin y al cabo en lo que respecta a la fiesta lo único que cambia es el tipo de música, porque las relaciones en los bares son similares, aunque he de decir que aquí se trata a todo el mundo con sumo respeto. Después de bailar desbocadamente al mas puro estilo verbena de barrio nos fuimos a la furgo a dormir, derrotadas después del día de emociones que habíamos tenido.
   Esta mañana, dos de los chicos que conocimos ayer nos han llamado para invitarnos a desayunar y luego hemos ido con uno de ellos a unos sitios secretos que solo conoce la gente de la zona; acantilados, ventosos y senderos mágicos que llevaban al rio Waikato, alas cascadas Huka tan espumosas. Ha sido una mañana muy agradable.
   Ahora Nines ha ido a recorrer el pueblo de tienda en tienda su subenirs en busca de la camiseta ideal y yo de mientras la espero aquí a orillas del lago y actualizando mi diario de viajera, después iremos a ver saltar en bungi (goming) a el rio, para que lo vea esta chiquilla, mañana no se que aremos pero hemos llegado a la conclusión de que no vale la pena planificar porque van saliendo planes alternativos muy interesantes y los iniciales suelen quedar en segundo plano o para mas adelante.
   El lunes volamos a Chrischurch isla sur que nuevas vivencias nos deparara esa ciudad?.
   To be continued.

Tuesday 17 may 2011.
  
Ya en Chrischurch, el vuelo desde Auckland sin mayor complicación que tirar la cebolla que nos sobro de la comida, yo como de costumbre temiendo que mi equipaje de mano sobrepasase las dimensiones y el peso establecido, pero tras un chequeo manual del peso de este, lo han dado por valido y por fin puedo entrar en el avión, para mi grata sorpresa y dado que el vuelo duraba únicamente una hora y veinte minutos nos obsequiaron con galletitas saladas, gominolas y café con leche, aun asi el trato que ofrece amirates, la compañía que me trajo hasta aquí, por el momento es inmejorable. Una de las azafatas me dijo que de donde era y lo guapas que le parecíamos, me hizo ilusión dado que no son palabras que se escuchen a menudo vengan de quien vengan.
   Llegamos a Chrisachurch y cogimos un autobús hacia el albergue que extraña sensación la de ir en un vehículo en el cual no conducimos nosotras y que penita abandonar nuestra furgo y volver a la vida del alberguista, aunque no descartamos volver a hacerlo pero esta vez por la isla sur.
   Nada mas dejar nuestros bartulos en la habitación asignada por un japonés con los ojos rojos debidos a que había bebido, fuimos a dar un paseo por el demacrado pueblo viztima de los dos pasados terremotos, uno en septiembre y el posterior en febrero y mis palabras se resumen en una: CATASTROFE, cientos de casas hechas trizas, carreteras cortadas y valladas, el centro del pueblo sin luz ni electricidad, carteles de dolor y recuerdo hacia las victimas… un escalofrío invade mi espalda la pena esta presente en la oscura noche, y a mi solo me apetece llorar, llorarles a todas las victimas y a sus familias y mostrarles mis condolencias y dolor, pero eso de nada sirve ya, hoy cogeremos la bicicleta después de hacer “la gran colada” del siglo y tender nuestra ropita a el sol que, a pesar de hacer viento fresco, hace un resplandeciente y luminoso solete en esta mañana de otoño.
   Llevo días dándome cuenta de lo agusto que estoy en esta nueva tierra, lo sencilla que me resulta la comunicación con el resto de la gente y lo feliz que me siento aquí, llevo ya mes y medio y cada vez me siento mas feliz de haber tomado esta decisión que es aprovechar uno de los regalos que otorga la vida:    VIAJAR

No comments:

Post a Comment